¿Dónde están las olas de los lagos de Titán?

20130725-203143.jpg

El descubrimiento de una luna orbitando Saturno con una superficie salpicada de lagos, ríos, islas, lluvias y nubes catapultó a Titán a las primeras portadas de todas las revistas de astronomía.

Luego fuimos descubriendo más detalles. Ni mucho menos era agua lo que fluía en la helada superficie de Titán, más bien una mezcla de metano, etano y otros hidrocarburos.

La sonda Cassini ha realizado más de 90 sobrevuelos al satélite desde 2004, escaneando su superficie con su radar y mapeando la mayoría de lagos y mares. Las imágenes han captado las masas líquidas en diferentes estaciones del año y desde diferentes ángulos. Se han comparado hasta la saciedad. Y una pregunta inquieta a los responsables de la misión, ¿dónde están las olas?.

Aquí en la Tierra el viento causa olas visibles desde la órbita, incluso la lluvia causa en la superficie de los océanos cambios perceptibles. Sabemos que hay viento en Titán, las enormes dunas fotografiadas son una prueba irrefutable, y sabemos que hay precipitaciones. También sabemos que la gravedad es solo un séptimo de la de nuestro planeta, lo que facilitaría el movimiento de las masas líquidas.

Los investigadores manejan diferentes hipótesis. Quizás los lagos estén helados, algo que creen poco posible al tener evidencias de lluvias y las mediciones de temperaturas en superficie por encima del punto de fusión del metano. Quizás estén recubiertos de una sustancia parecida al alquitrán que pueda dificultar el movimiento de las olas.

Un nuevo estudio aparecido este mes en la revista Icarus ha tomado en cuenta la gravedad de Titán, la baja viscosidad de los hidrocarburos, la densidad de la atmósfera y otros factores para calcular la velocidad con la que tendría que soplar el viento para formar olas, según los investigadores 1 o 2 millas por hora podrían ser suficientes.

Esto sugiere una tercera posibilidad, quizás los vientos no soplen con la suficiente fuerza. Desde que la sonda Cassini llegó a Saturno en 2004, el hemisferio norte ha estado sumido en un largo invierno, pero en 2009 el Sol cruzó el ecuador de Titán y esto significa que llega el verano a las tierras del norte, donde están situados la mayoría de los lagos. La luz va aumentando, con ello las temperaturas y puede que la velocidad del viento.

Los modelos climáticos indican que esta situación irá aumentando hasta el solsticio de 2017, las olas pueden aparecer y Cassini tiene capacidad para detectarlas. Los próximos sobrevuelos pueden ser claves (mañana mismo el número 93)

20130725-205107.jpg

Fuente: solar system

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s