¿Somos la única forma de vida inteligente en todo el universo?

Hace años que me hago esa misma pregunta una y otra vez. 

Nuestro pequeño mundo es un oasis de vida dentro de nuestro sistema estelar. Recientemente hemos podido completar la exploración de los cinco planetas interiores que orbitan nuestro Sol. 

Las sondas orbitales nos han demostrado, muy a nuestro pesar, que la vida tal como la conocemos es imposible que prospere en sus superficies. A pesar de que nuestro pequeño sol rojizo emite mucho menos calor que otras estrellas que hemos estudiado de nuestro entorno, las órbitas están demasiado cercanas como para que surja ningún tipo de vida basado en el silicio. Además su excesiva cercanía provoca que siempre esté la misma parte del planeta orientada hacia el sol, evitando la presencia de estaciones y otros fenómenos climatológicos tan necesarios para la vida en nuestro planeta. 

Nuestro mundo transita a mucha más distancia que estos infernales planetas interiores, damos una vuelta a nuestra estrella cada 129 días y a lo largo de los 7.100 kilómetros que tiene de radio nuestro mundo la vida ha prosperado desde las formas más simples hasta las más complejas de una manera sorprendentemente rápida. Unos pocos millones de años bastaron para que los primeros entes vivos pudieran emerger de los lechos volcánicos y colonizar otras areas de nuestro planeta. 

Es por esta aparente facilidad con la que estas primeras formas de vida prosperaron por lo que teniamos esperanzas de encontrar vida tanto en alguno de los cinco planetas nombrados anteriormente como en algunas de las lunas de los mundos situados más allá de nuestra órbita… pero nada… 

Desde hace unas décadas conocemos de la presencia de planetas parecidos al nuestro orbitando otras estrellas a lo largo de nuestra galaxia. Nuestros avanzados telescopios situados fuera de la atmósfera han confirmado que puede haber millones de mundos de parecido radio que el nuestro orbitando a una distancia razonable como para que la vida haya tenido una oportunidad. 

Seguimos buscando señales de algún tipo de emisión en la frecuencia del helio y del silicio (aprobadas por consenso internacional como las que más probablemente usen otras formas de vida para comunicarse). Además intentamos obtener los registros espectrales de las atmósferas  de los mundos que consideramos más idóneos para albergar vida (algo que aún nos resulta muy complicado, quizás en unas décadas…). 

En los medios de comunicación últimamente han saltado teorías con las que no estoy muy de acuerdo. Hablan de que la vida surge a lo largo de todo el universo con relativa facilidad pero que pasados unos pocos millones de años desaparece sin dejar rastro alguno de su existencia, se autodestruyen cuando alcanzan cierto nivel de desarrollo, incluso sugieren que a nosotros nos va a pasar lo mismo. No es muy alentador…

En las últimas semanas se ha descubierto un pequeño mundo, de unos 6300 kilómetros de radio orbitando una estrella mucho más masiva y caliente que la nuestra a unos 500 millones de años luz de nosotros. Su órbita es de unos 360 días y está lo suficientemente alejado de su sol como para tener unas temperaturas aceptables en superficie, aunque pueden variar bastante según el tipo de atmósfera que tenga. Lo malo es el resultado de los análisis de espectroscopía… demasiado oxígeno y carbono, pocas trazas de silicio, un ambiente demasiado hostil como para albergar la vida tal como la conocemos. Además no parecen emitir ninguna señal en las frecuencias más razonables. Su sistema estelar no se parece en nada al nuestro, no sé, quizás nos dejamos llevar enseguida por la euforia, no parece una versión reducida de nuestro mundo, habrá que seguir buscando…

¿Cómo es posible que seamos la única civilización capaz de admirar tanta belleza a lo largo de todo el universo observable? ¿Dónde está todo el mundo? Creo que tardaremos tiempo en saber la respuesta, por ahora solo hay silencio…

– Escrito encontrado por la tripulación de la nave Osiris IV entre los escombros de un probable observatorio astronómico del mundo conocido como Kepler 186f, adjuntamos ficha del sistema estelar. 

 

imagen del planetary habitability laboratory (PHL)


Seguimos buscando… 

Un enjambre de cometas, explicación a las extrañas observaciones desde KIC 8462852

recreación artística de un grupo de cometas alrededor de ina esrella

El misterio alrededor de la estrella KIC 8462852 va resolviéndose poco a poco. Hace unos meses salieron a la luz unas extrañas disminuciones en el brillo de la estrella captadas por el telescopio espacial Kepler

Las observaciones eran de 2011 y 2013, un extraño patrón en la disminución de la cantidad de luz que llegaba al telescopio desde la estrella sobresaltaba a la comunidad científica, hasta el punto de llegar a hablar de estructuras alienígenas (una esfera de Dyson) como posible origen de las curvas observadas. 

Pero, como caso siempre, al final la respuesta más lógica suele ser la acertada. Un nuevo estudio, usando datos del telescopio Spitzer, indica que lo que se pudo “cruzar” entre la estrella y los detectores del Kepler fue un enjambre de cometas. 

Spitzer observa en el rango del infrarrojo, un impacto a escala planetaria o entre asteroides dejaría un exceso de luz infrarroja alrededor de KIC 8462852. Pero recientes observaciones no indican que el origen sea ese, la ausencia de un aumento en la luz infrarroja indica que lo que puede haber bloqueado la luz del astro sean cometas que pasaron dos veces consecutivas. 

Aun así la estrella merece un estudio en mayor profundidad, no es común ver este tipo de sucesos en estrellas que no están en pleno proceso de formación. No hay alienígenas pero si un nuevo campo de estudio…

Fuente: Nasa news

Primera foto de un planeta en formación 

 

Foto directa de un disco protoplanetario alrededor de la estrella LkCa15. En su interior tres imágenes distintas de un mismo protoplaneta en órbita. Universidad de Arizona


 

Sólo unos diez planetas extrasolares han sido fotografiados hasta la fecha, todos ellos mundos ya formados completamente. 

Pero a 450 años luz de nuestro planeta, una joven estrella conocida como LkCa15, ha sido fotografiada con un disco protoplanetario a su alrededor, la génesis de lo que será un futuro planeta. Este anillo de polvo y gas irá colapsándose a lo largo de millones de años gracias a la influencia de la gravedad. Dentro de ese disco protoplanetario podemos observar tres puntos, tres imágenes de un mismo protoplaneta orbitando alrededor de su estrella madre. 

El vídeo es sencillamente bestial…

Las técnicas de fotografía directa están mejorando exponencialmente en los últimos años, hemos pasado de poder fotografiar solo planetas gigantescos,con gran calor interno (procedente de su formación) y muy alejados de su estrella, a plasmar un disco protoplanetario formado por los restos que deja la propia estrella al formarse. 

Los investigadores de la Universidad de Arizona, responsables del Large Binocular Telescope, señalan la importancia de este tipo de imágenes para comprender la formación planetaria en sus fases más tempranas. 

Estamos viendo cosas impensables hace solo unos años, quién sabe lo está por venir…

Más de 500 exoplanetas descubiertos hasta Octubre en una sola imagen

 

Más de 500 exoplanetas ordenados por temperatura y densidad. Credit and copyright: Martin Vargic. (clic para ampliar)

 
Se acaba de publicar una excelente infografía con la representación artística de más de 500 exoplanetas descubiertos hasta Octubre de 2015. 

Si haces clic en la imagen podrás ver que están ordenados por temperatura y densidad, mostrando una increíble variedad de formas y tamaños. Para ordenarlos también se ha tomado en cuenta la edad y metalicidad de su estrella. 

El gráfico muestra casi todos los tipos de exoplanetas conocidos… supertierras, Júpiter calientes, Neptunos gigantes, mundos con océanos globales o planetas tan densos como el diamante. 

El póster está creado por el artista gráfico Martin Vagic. El que quiera recrearse en profundidad puede dar clic en la imagen o en este enlace para una versión gigante. 

Y solo hemos empezado a mirar en un pequeño rincón de nuestra galaxia…

Imágenes directas de un exoplaneta en movimiento alrededor de su estrella situada a 60 años luz. 

watchingane2x

Beta pictoris b en orbita alrededor de su estrella (si no se repite el gif pincha en la imagen)


Las imágenes directas de planetas fuera de nuestro sistema solar son difíciles de conseguir, el brillo de la estrella madre suele ocultar por completo la débil imagen que nos llega de algún planeta que la orbite.

La cámara GPI del Gemini South Telescope ha dado un paso más en esta bella disciplina, la animación que estamos contemplando es, ni más ni menos, que el exoplaneta Beta Pic b orbitando a la estrella Beta Pictoris, el seguimiento de la órbita de un planeta situado a 60 años luz de nuestro planeta…

La animación es el resultado de una serie de imágenes capturadas entre Noviembre de 2013 y Abril de 2015 y se han convertido en la mejor vista del movimiento de un planeta extrasolar que tenemos hasta la fecha.

 

Recreación artística de Beta pictoris b

Beta Pic b fue descubierto en 2008 y es un gigante gaseoso de entre 10 y 20 masas jovianas. Orbita su estrella a una distancia equivalente a la de nuestro Saturno, lo que estamos presenciando son 1.5 años dentro de los 22 que tarda el planeta en dar una vuelta completa a Beta Pictoris.
Son 60 años luz de distancia y aun así podemos observar la órbita del planeta alrededor de su estrella, es algo inimaginable solo hace unos años, el avance en la precisión de estos instrumentos nos permite ser muy optimistas en un futuro no muy lejano. Todo lo referente a exoplanetas está comenzando ahora, pero va a velocidad de vértigo…

La belleza de un solo pixel (el exoplaneta más pequeño captado por observación directa)

imagen directa del sistema 51 Eridani

De vez en cuando mis retinas, cada vez más cansadas, alzan la vista al monitor y ven algo que les hace detenerse durante unos largos y preciosos minutos. 

Una imagen puede ser bella por muchos y variados motivos. No hay un canon establecido, cada uno marca el suyo…

En la imagen que abre el post hay un diminuto punto marcado con la letra b, unos pocos píxeles en la parte inferior de la foto. Ese pequeño punto amarillento es 51 Eridani b, y es el planeta de menor tamaño jamás captado por observación directa. 

Los exoplanetas detectados por observación directa son muy pocos, el brillo de su estrella suele ocultar cualquier rastro que puedan dejar en nuestros más potentes telescopios. Pero, de vez en cuando, planetas de tamaños muy superiores a nuestro Júpiter y que se encuentran en órbitas muy alejadas son descubiertos mediante esta técnica. 

  

51 Eridani b
posee el doble de la masa de Júpiter y orbita a su estrella unas 13 veces más lejos de lo que lo hace nuestro planeta del sol, más o menos el equivalente de orbitar entre Saturno y Urano. 

La cámara GPI del observatorio Gemini ha pulverizado varios récords con este hallazgo, no solo es el planeta detectado por imagen directa con más parecido a alguno de los que se encuentran en nuestro sistema solar, también estamos ante la detección más elevada de metano en la atmósfera de un planeta fuera de nuestro vecindario, concretamente a 100 años luz de nuestro sol. 

La cámara GPI está demostrando una impresionante capacidad para analizar la luz procedente de otros exoplanetas, la misión recibe el nombre de GPI Exoplanet Survey (GPIES) y está diseñada para analizar 600 estrellas en los próximos años. 

Aún queda muy lejos para nuestra tecnología el poder detectar, de manera directa, un exoplaneta de masa terrestre y órbita cercana a su sol, pero vamos dando pequeños pasos. Las imágenes y los datos espectroscópicos de 51 Eridani b nos hablan de un planeta joven (su estrella solo tiene 20 millones de años de edad), en plena formación y con una atmósfera relativamente fría para ser un planeta joviano (unos 430 grados celsius). Todos estos datos servirán para entender mejor como se formaron nuestros propios gigantes gaseosos, de hecho, estas imágenes no solo sirven para formular teorías… estamos viendo como se forman…

Fuente: Gemini news

Un sistema solar puede llevar el nombre de Cervantes. ¡Ya podemos votar!

  

Hoy acaba de empezar el plazo para nombrar a 20 nuevos sistemas planetarios, la Unión Astronómica Internacional quiere dar nombre a  20 estrellas con sus respectivos planetas y para ello ha habilitado un proceso de votaciones abierto a todo el mundo. 

Entre esas 20 estrellas una puede llevar nombre español, la estrella Cervantes, con sus cuatro exoplanetas conocidos hasta la fecha y de cuyo nombre no quiero acordarme… bueno si quiero, son Dulcinea, Rocinante, Quijote y Sancho

El Planetario de Pamplona, con el apoyo de la Sociedad española de astronomía (SEA) y el Instituto Cervantes, ha impulsado una campaña para dar nombre a la estrella µ (mu) Arae y a sus cuatro planetas con el nombre de Cervantes y los de los principales personajes de su más famosa novela. 

Este es el enlace para votar a nuestra estrella Cervantes. Además esta la web oficial donde puedes consultar más detalles sobre la ilusionante propuesta de llevar nuestra cultura a las estrellas. 

El hastag en twitter va a ser #YoEstrellaCervantes y el plazo es hasta el 31 de Octubre de este año. 

Desde milesdemillones apoyamos esta iniciativa y deseamos que pronto podamos alzar la vista para buscar a nuestra estrella Cervantes. ¡Necesitamos vuestro apoyo!

Kepler descubre el exoplaneta más parecido a la Tierra, Kepler 452-b (o no ver actualización)

  

Comparativa entre nuestro planeta y Kepler 452-b

 
El telescopio espacial Kepler ha descubierto el exoplaneta más parecido a nuestra a Tierra de todos los encontrados hasta la fecha. 

Kepler 452-b es una supertierra que orbita la zona habitable de una estrella tipo G2, el mismo tipo que nuestro sol. Su diámetro es un 60% mayor que nuestra Tierra y su año dura 385 días ya que está un 5% más alejado de su sol que nosotros. 

Su masa y composición se desconocen debido al método que utiliza Kepler para descubrir exoplanetas, pero por mediciones previas se cree que puede ser rocoso.

 

Zonas habitables de nuestro sistema solar y el de Kepler 452

 
Su estrella es Kepler-452 y tiene una edad de 6.000 millones de años, unos 1.500 millones de años más que nuestro Sol. Está situada a 1.400 años-luz de distancia, en la constelación del Cisne. La temperatura de Kepler-452 es muy similar a la del Sol, por eso está clasificada como G2, el brillo es un 20% mayor y el diámetro un 10%. 

El nuevo planeta descubierto es un “primo” mayor de la Tierra. Es la mayor aproximación a nuestro mundo encontrada hasta la fecha, pero no es la Tierra 2.0 aún. 

Esquema de número y tamaño de todos los exioplanetas candidatos descubiertos hasta la fecha

Además del descubrimiento de Kepler 452-b la nota de prensa de ayer dejó el número de candidatos a exoplanetas en 4696, un número exageradamente alto sabiendo que hablamos de una sola misión que ha escaneado una pequeñísima porción del cielo y de la que todavía quedan datos por estudiar. 

 

Las doce exotierras descubiertas hasta la fecha con sus respectivos soles

 
El diagrama de las doce exotierras encontradas entre una pléyade de mundos de todos los tamaños y composiciones, es un logro tecnológico de nuestra especie. 

Creo que lo importante no es si realmente hemos encontrado un gemelo de la Tierra, porque seguramente no lo hemos hecho, aquí la idea fundamental es que existen sistemas planetarios miremos donde miremos, que hay planetas de tamaño y composición similar a nuestro planeta orbitando en las zonas habitables de sus estrellas donde la vida puede haber encontrado un camino para surgir y establecerse, y que tenemos la tecnología suficiente para poder estudiar, en unos años, los posibles biomarcadores que la existencia de la vida deja en el planeta donde se asienta. 

Estamos marcando las “equis” en el mapa, ahora toca descubrir que tesoros esconden…
 

Fuente: Nasa news

Actualización: en el blog de Francisco Villatoro hay una entrada muy interesante sobre este nuevo descubrimiento, lo que se podría haber descubierto, hasta con un 60% de probabilidades, es un minineptuno y no una supertierra, con una núcleo rocoso muy pequeño, lo que podría dar resultado a un planeta muy diferente al que se podría pensar en un principio. La ciencia es así…

El telescopio Spitzer descubre un exoplaneta a 13.000 años luz de la Tierra

Localización del nuevo exoplaneta

El observatorio  espacial de la Nasa ha descubierto uno de los exoplanetas más lejanos conocidos hasta la fecha. Está situado cerca del centro de nuestra galaxia a casi 13.000 años luz de nuestro Sol. 

Para detectarlo ha usado una técnica conocida como “microlente”, una estrella pasa por delante de otra situada mucho más lejos, la primera actua como una lente para magnificar el brillo de la segunda, si la más lejana tiene un planeta orbitando a su alrededor podemos ser capaces de ver la disminución que provoca su tránsito. 

Los astrónomos están utilizando este método como única manera de localizar planetas a decenas de miles de años luz, planetas de estrellas cercanas al núcleo de la vía láctea donde la mayor densidad estelar permite que estos efectos de microlente sean mucho más comunes. 

Gráfico sobre como encuentra planetas el telescopio Spitzer

Este tipo de hallazgos ayudará a conocer si la formación de planetas es común en las zonas centrales de la galaxia o si bien es un fenómeno más predominante de estrellas que residen en la periferia como nuestro sol. Por lo que vamos descubriendo (ya se acercan a 30 los exoplanetas cercanos al centro galáctico) parece que los sistemas planetarios son también frecuentes incluso en lugares donde la densidad estelar podría evitar su formación. 

Fuente: Nasa news

 

Kepler descubre un sistema planetario… con 11.200 millones de años de antigüedad

IMG_7296

Que el ser humano está empezando a conocer el Universo que le rodea es un hecho. Estos últimos años los descubrimientos van sucediéndose a velocidad de vértigo. Cada día aparecen nuevos datos que hacen antiguas las teorías formuladas solo unos pocos artículos antes… Pero esto ya es demasiado…

Cinco pequeños mundos, todos ellos menores en diámetro que nuestro planeta, orbitan una pequeña estrella llamada Keppler-444 a la cual se le ha adjudicado una edad de aproximadamente 11.200 millones de años… No sé si queda claro la antigüedad que reflejan esos números, al Universo se le estiman unos 13.800 millones de años, nuestro sol unos 4.700 millones,… asumiendo que esos pequeños planetas se formaron a la vez que su estrella solo podemos llegar a una conclusión, no tenemos ni la más remota idea de casi nada de lo que nos rodea.

Sabíamos de sistemas planetarios de edades superiores al nuestro, conocíamos estrellas longevas, pero esto supera todas nuestras previsiones. ¿Qué hacen cinco planetas, presumiblemente rocosos, orbitando una estrella desde hace 11.200 millones de años?.

Cuando el universo se formó, hace 13.800 millones de años, los únicos materiales presentes eran hidrógeno y helio (y algunas trazas enormemente pequeñas de berilio, boro y litio), el resto de elementos más pesados se fueron formando en el interior de las sucesivas generaciones de estrellas con el paso del tiempo, con el paso de mucho tiempo…

Para formar esos planetas rocosos necesitamos (al menos) hierro, niquel y silicio. Los estudios realizados sobre Kepler-444 muestran una baja metalicidad, sobre todo en lo que respecta al hierro. Algo totalmente normal teniendo en cuenta que sólo habían pasado 2.500 millones de años desde el big bang cuando la estrella se formó. Esto nos da a entender que los planetas de tipo terrestre se han formado desde casi el inicio de la historia de nuestro universo. Los datos nos cuentan una historia de un universo casi recién nacido capaz de formar galaxias, estrellas y planetas rocosos, los datos nos cuentan historias que apenas podíamos imaginar solo hace unos años…

Vale que el sistema planetario encontrado es hostil para la vida tal como la conocemos. Los cinco mundos que van desde Kepler-444b hasta Kepler-444f están demasiado cerca de su estrella, el más alejado solo se encuentra a 0.08 UA de su Sol (mucho más cerca que Mercurio de nuestro astro) pero eso no es lo importante, si hemos sido capaces de encontrar este sistema planetario con una sola misión como la del telescopio espacial Kepler, debemos de tener la absoluta certeza de que existen miles de sistemas como ese sin descubrir, y entre uno de ellos seguro que habrá planetas rocosos orbitando a distancias más asequibles para la aparición de la vida.

Estamos hablando de los planetas más antiguos datados hasta la fecha. Nuestro planeta en menos de la mitad de ese tiempo ha sido capaz de crear vida compleja e inteligente. Si hablamos de sistemas planetarios con 11.200 millones de años no podemos obviar las millones de combinaciones posibles que nos pueden venir a la mente. Desde mundos totalmente arrasados por el calor y la radiación, el frío, mundos aniquilados por colisiones, explosiones de supernovas cercanas, eyecciones de material de su propia estrella,… y mundos donde elementos como el carbono, el nitrógeno, el oxígeno o cualquiera del resto de la tabla periódica hayan encontrado la manera de organizarse, replicarse y formar algo parecido a lo que conocemos como vida… Ahora sabemos que años para intentar millones de combinaciones posibles han tenido…

Fuente: universe today