El telescopio Spitzer descubre un exoplaneta a 13.000 años luz de la Tierra

Localización del nuevo exoplaneta

El observatorio  espacial de la Nasa ha descubierto uno de los exoplanetas más lejanos conocidos hasta la fecha. Está situado cerca del centro de nuestra galaxia a casi 13.000 años luz de nuestro Sol. 

Para detectarlo ha usado una técnica conocida como “microlente”, una estrella pasa por delante de otra situada mucho más lejos, la primera actua como una lente para magnificar el brillo de la segunda, si la más lejana tiene un planeta orbitando a su alrededor podemos ser capaces de ver la disminución que provoca su tránsito. 

Los astrónomos están utilizando este método como única manera de localizar planetas a decenas de miles de años luz, planetas de estrellas cercanas al núcleo de la vía láctea donde la mayor densidad estelar permite que estos efectos de microlente sean mucho más comunes. 

Gráfico sobre como encuentra planetas el telescopio Spitzer

Este tipo de hallazgos ayudará a conocer si la formación de planetas es común en las zonas centrales de la galaxia o si bien es un fenómeno más predominante de estrellas que residen en la periferia como nuestro sol. Por lo que vamos descubriendo (ya se acercan a 30 los exoplanetas cercanos al centro galáctico) parece que los sistemas planetarios son también frecuentes incluso en lugares donde la densidad estelar podría evitar su formación. 

Fuente: Nasa news

 

Kepler descubre un sistema planetario… con 11.200 millones de años de antigüedad

IMG_7296

Que el ser humano está empezando a conocer el Universo que le rodea es un hecho. Estos últimos años los descubrimientos van sucediéndose a velocidad de vértigo. Cada día aparecen nuevos datos que hacen antiguas las teorías formuladas solo unos pocos artículos antes… Pero esto ya es demasiado…

Cinco pequeños mundos, todos ellos menores en diámetro que nuestro planeta, orbitan una pequeña estrella llamada Keppler-444 a la cual se le ha adjudicado una edad de aproximadamente 11.200 millones de años… No sé si queda claro la antigüedad que reflejan esos números, al Universo se le estiman unos 13.800 millones de años, nuestro sol unos 4.700 millones,… asumiendo que esos pequeños planetas se formaron a la vez que su estrella solo podemos llegar a una conclusión, no tenemos ni la más remota idea de casi nada de lo que nos rodea.

Sabíamos de sistemas planetarios de edades superiores al nuestro, conocíamos estrellas longevas, pero esto supera todas nuestras previsiones. ¿Qué hacen cinco planetas, presumiblemente rocosos, orbitando una estrella desde hace 11.200 millones de años?.

Cuando el universo se formó, hace 13.800 millones de años, los únicos materiales presentes eran hidrógeno y helio (y algunas trazas enormemente pequeñas de berilio, boro y litio), el resto de elementos más pesados se fueron formando en el interior de las sucesivas generaciones de estrellas con el paso del tiempo, con el paso de mucho tiempo…

Para formar esos planetas rocosos necesitamos (al menos) hierro, niquel y silicio. Los estudios realizados sobre Kepler-444 muestran una baja metalicidad, sobre todo en lo que respecta al hierro. Algo totalmente normal teniendo en cuenta que sólo habían pasado 2.500 millones de años desde el big bang cuando la estrella se formó. Esto nos da a entender que los planetas de tipo terrestre se han formado desde casi el inicio de la historia de nuestro universo. Los datos nos cuentan una historia de un universo casi recién nacido capaz de formar galaxias, estrellas y planetas rocosos, los datos nos cuentan historias que apenas podíamos imaginar solo hace unos años…

Vale que el sistema planetario encontrado es hostil para la vida tal como la conocemos. Los cinco mundos que van desde Kepler-444b hasta Kepler-444f están demasiado cerca de su estrella, el más alejado solo se encuentra a 0.08 UA de su Sol (mucho más cerca que Mercurio de nuestro astro) pero eso no es lo importante, si hemos sido capaces de encontrar este sistema planetario con una sola misión como la del telescopio espacial Kepler, debemos de tener la absoluta certeza de que existen miles de sistemas como ese sin descubrir, y entre uno de ellos seguro que habrá planetas rocosos orbitando a distancias más asequibles para la aparición de la vida.

Estamos hablando de los planetas más antiguos datados hasta la fecha. Nuestro planeta en menos de la mitad de ese tiempo ha sido capaz de crear vida compleja e inteligente. Si hablamos de sistemas planetarios con 11.200 millones de años no podemos obviar las millones de combinaciones posibles que nos pueden venir a la mente. Desde mundos totalmente arrasados por el calor y la radiación, el frío, mundos aniquilados por colisiones, explosiones de supernovas cercanas, eyecciones de material de su propia estrella,… y mundos donde elementos como el carbono, el nitrógeno, el oxígeno o cualquiera del resto de la tabla periódica hayan encontrado la manera de organizarse, replicarse y formar algo parecido a lo que conocemos como vida… Ahora sabemos que años para intentar millones de combinaciones posibles han tenido…

Fuente: universe today

El telescopio espacial Kepler renace de sus cenizas y vuelve a descubrir otro exoplaneta

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/b01/27568686/files/2014/12/img_6627.jpg

Desde hace más de un año que no sabíamos nada acerca de una de las misiones más emblemáticas y productivas de los últimos años. Era verano del 2013 cuando el telescopio espacial Kepler dejaba de funcionar debido a un nuevo problema con uno de sus giroscopios. El “cazador de planetas” perdía la habilidad de apuntar con precisión a las estrellas candidatas de albergar planetas, era el fin de una misión que había cambiado la forma de mirar el cosmos para siempre.

Pero hoy ha vuelto a la vida… Usando una nueva técnica que trata de aprovechar el viento solar para estabilizar al telescopio se ha encontrado ni más ni menos que un exoplaneta algo mayor que nuestra Tierra, una supertierra.

El nuevo exoplaneta ha recibido el nombre de HIP 116454b, es 2,5 veces el tamaño de la Tierra y 12 veces más masivo. Orbita su estrella cada 9 días y la distancia a nuestro sol es de 180 años luz.

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/b01/27568686/files/2014/12/img_6628.jpg

Kepler necesitaba al menos tres giroscopios para mantenerse estabilizado mientras apuntaba a la estrella elegida. Tras el fallo de dos de sus cuatro ruedas el telescopio no podía mantenerse el suficiente tiempo apuntando a un lejano sol para poder observar una disminución en su brillo cuando el exoplaneta bloqueaba su luz.

La infografía justo encima del anterior párrafo muestra el nuevo aliado que han encontrado los técnicos de la misión. El viento solar ayuda a estabilizar el telescopio, no tiene la misma precisión que con los giroscopios pero los resultados comienzan a llegar, y el estreno ha sido exitoso debido al pequeño radio del planeta hallado.

La misión K2, como se ha denominado a esta nueva segunda vida de Kepler, se extenderá hasta 2016 y también podrá observar supernovas y cúmulos estelares.

Bienvenido de nuevo Kepler, te echábamos de menos…

Espectaculares imágenes de ALMA sobre la formación de planetas

ALMA image of the protoplanetary disc around HL Tauri

Disco protoplanetario que rodea a HL Tauri

 

Espectacular, increíble, revolucionaria… los adjetivos se acaban ante la imagen que acaba de publicar el telescopio ALMA (Atacama Large Milimeter/submilimeter Array). La formación de un disco protoplanetario alrededor de una estrella joven.

El nivel de nitidez es el más detallado jamás visto por el ser humano, es la instantánea más precisa hecha por el telescopio desde su inauguración, y aún no está al 100% de su capacidad.

La estrella es HL Tauri y está situada a unos 450 años luz de nosotros. Ya se sabía que estaba rodeada de un disco de gas y polvo  pero la imagen ha revelado mucho más. Anillos concéntricos de material sobrante de la formación de la estrella con huecos entre el material, el espacio que va dejando la formación de planetas entre disco protoplanetario.

Las imágenes de ALMA suponen, por si solas, un avance en el conocimiento de la formación de cuerpos planetarios. Hasta ahora se creía que una estrella tan joven no podía formar planetas tan pronto. La imagen revela un estado de formación muy avanzada.

Según el ESO “las estrellas jóvenes como HL Tauri, nacen en nubes de gas y fino polvo, en las regiones que han colapsado bajo los efectos gravitatorios, formando densos núcleos calientes que, finalmente, se encienden, convirtiéndose en estrellas jóvenes. Inicialmente, estas estrellas jóvenes quedan envueltas en el gas y el polvo restantes que quedan en el disco, conocido como disco protoplanetario.

Tras numerosas colisiones, las partículas de polvo se pegan, creciendo en grumos del tamaño de granos de arena y guijarros. En última instancia, en el disco pueden formarse asteroides, cometas e incluso planetas. Los planetas jóvenes irrumpirán en el disco y crearán anillos, brechas y agujeros como los que se ven en las estructuras observadas ahora por ALMA”

ALMA image of the young star HL Tauri (annotated)Entramos en una nueva era de la astronomía, estamos viendo cosas que hasta ahora era imposible de imaginar. Esto empieza ahora…

Fuente: eso news

El Hubble realiza el primer mapa completo de temperatura y vapor de agua de un exoplaneta

IMG_4886.JPG

Acaba de publicarse el más detallado mapa global jamás realizado a un planeta que orbita una estrella diferente al Sol.

El mapa revela información sobre la temperatura del planeta en diferentes capas de su atmósfera y la cantidad de vapor de agua existente.

Por primera vez se han podido observar tres rotaciones completas de un exoplaneta, lo que ha permitido al telescopio espacial Hubble realizar un modelo térmico completo de WASP-43b, un mundo situado a 260 años luz de nosotros, con un tamaño comparable a nuestro Júpiter y que orbita a una enana naranja solo cada 19 horas.

Con los datos del exoplaneta podemos intuir que no es un mundo agradable para la vida. Las temperaturas oscilan entre los 3000 grados Fahrenheit del lado diurno del planeta a los 1000 grados del lado nocturno, tal como se puede ver en la imagen que abre el post. Al ser un gigante gaseoso solo se ha podido tener como referencia de la rotación esta enorme diferencia de temperaturas, no existen océanos ni continentes que den pistas acerca del lado que se está monitorizando. Solo la diferencia térmica entre el día y la noche.

Los vientos que producen este contraste extremo de temperaturas superan la velocidad del sonido.

A través de la espectroscopia se ha podido determinar la abundancia del vapor de agua en la atmósfera. Las extremas condiciones solo permiten agua en estado gaseoso al igual que sucede en Júpiter. Estas mediciones pueden ayudar a comprender el papel que juega el agua en la formación de los gigantes gaseosos, especialmente la que proviene de impactos cometarios.

El resto de sustancias que componen la atmósfera de WASP-43b tendrá que esperar al lanzamiento del telescopio James Webb para ser descubiertas.

Hasta entonces los mapas cada vez son más detallados gracias a las nuevas técnicas de software y la combinación de varios telescopios para su realización.

Fuente: Hubble news release archive

Nota: el blog se presenta a los premios bitácoras, si te ha gustado el post puedes votar al blog en este enlace http://bitacoras.com/premios14/votar te identificas con tu login de facebook y buscas seccion ciencia, pones milesdemillones.com y votar :) Gracias

La Nasa encuentra un exoplaneta con cielos claros y vapor de agua

IMG_4543.JPG

Tres telescopios de la Nasa han servido a astrónomos para escrutar la atmósfera de un planeta del tamaño de Neptuno fuera de nuestro Sistema Solar.

Los telescopios usados han sido el Hubble, el telescopio espacial Spitzer y el famoso cazaplanetas Kepler. Hasta la fecha es el exoplaneta más pequeño donde se han podido caracterizar moléculas de la atmósfera.

El planeta recibe el nombre de HAT-P-11b, y está situado a 120 años luz de la Tierra en la constelación del Cisne. Tarda solo 5 días en dar una órbita a su estrella y sus cielos despejados han permitido identificar moleculas de vapor de agua en su atmósfera.

IMG_4544.JPG

No es el primer planeta en el que se halla vapor de agua aunque si el más pequeño en el que se ha encontrado. Los grandes exoplanetas de varias veces el tamaño de nuestro Júpiter son los más indicados para rastrear en busca de elementos. El reto está en ir consiguiendolo en exoplanetas con tamaños cada vez más reducido.

En el nuevo estudio se ha usado la cámara Wide Field del Hubble y una técnica llamada transmisión por espectroscopia, en la cual un planeta es observado cuando cruza por delante de su estrella. La luz del astro se filtra a través de la atmósfera del exoplaneta y si moléculas como el agua están presentes absorben parte del luz estelar dejando una huella que pueden captar nuestros telescopios. Estos datos se unen a los aportados por el Kepler en la franja de la luz visible y el Spitzer en la infrarroja.

El reto de los próximos años consistirá en poder encontrar moléculas en planetas cada vez más pequeños, con radios parecidos al de la Tierra. Y de paso que estén orbitando en la zona habitable de sus sistemas.

La nueva generación de telescopios promete dar un vuelco a nuestra comprensión del Universo.

Fuente: Nasa news

Nota: ya se puede votar al blog en la sección de ciencias de los premios bitácoras 2014. Solo pincha este enlace e identificate con tu cuenta de facebook o twitter (mejor en los botones de arriba a la derecha). Gracias!!!

Primera imagen de SPHERE, un instrumento revolucionario para la búsqueda de exoplanetas

20140604-174027-63627442.jpg

Comienza una nueva etapa dentro de la búsqueda de exoplanetas por imagen directa.

El instrumento SPHERE (Spectro-Polarimetric High-contrast Exoplanet REsearch o su traducción en castellano, búsqueda de exoplanetas con espectro-polarimetría de alto contraste) instalado en el telescopio VLT chileno, acaba de empezar a proporcionarnos sus primeras imágenes, y el resultado es espectacular.

Las primeras capturas (como la que abre el post) muestran un nivel de detalle impresionante. Se puede observar con total nitidez el disco de polvo que rodea la cercana estrella HR 4796A. La eficacia a la hora de suprimir la luz de la estrella central supera con creces a sus antecesores.

SPHERE combina varias técnicas avanzadas con el fin de ofrecer el contraste más alto jamás alcanzado en la obtención de imágenes directas de planetas — mucho más allá de lo que podría lograrse con el instrumento NACO, que tomó la primera imagen directa de un exoplaneta. Para conseguir este impresionante rendimiento, SPHERE necesitó desarrollar tecnologías novedosas desde sus inicios, en particular en las áreas de óptica adaptativa, detectores especiales y componentes de coronografía.

20140604-195428-71668118.jpg

La principal meta de SPHERE es la fotografiar, por imagen directa, exoplanetas que orbiten alrededor de estrellas cercanas a nuestro Sol. La dificultad reside en poder bloquear el brillo, lo más eficazmente posible, de la estrella a estudiar, para ello usa varias técnicas de última generación como la óptica adaptatica extrema ya comentada, usada para corregir las distorsiones que puede causar nuestra atmósfera y aumentar la nitidez de los planetas a estudio.

Según Jean-Luc Beuzit “esto es sólo el principio. SPHERE es una herramienta única y poderosa y, sin duda, nos dará muchas sorpresas interesantes en los años venideros”.

Fuente: esa news

Descubierto un nuevo tipo de planeta rocoso con 17 veces la masa de la Tierra.

20140603-091457-33297726.jpg

Astrónomos del Harvard-Smithsonian Center no saben, aún, como explicar la formación del nuevo exoplaneta descubierto.

El hallazgo es un planeta de tipo rocoso que pesa 17 veces más pesado que nuestro planeta con sólo el doble de su tamaño.

El exoplaneta recibe el nombre de Kepler-10c y fue catalogado en primera instancia por el telescopio espacial Kepler. Con sus medidas solo conocíamos su diámetro, unas 2,3 veces el terrestre, pero su masa era desconocida hasta ahora. El equipo usó el HARPS-North instrument ubicado en el telescopio Galileo para cuantificar el peso de Kepler 10c.

Hasta la fecha se pensaba que mundos como este no podían existir. Se pensaba que la enorme fuerza gravitacional de un cuerpo tan masivo aglutinaría el suficiente gas en su formación como para formar un gigante gaseoso del tipo Júpiter o Neptuno. Sin embargo Kepler-10c parece un perfecto mundo rocoso.

El planeta orbita cada 45 días una estrella de caracteríticas similares a nuestro Sol, situada a 560 años luz de nosotros en la costelación de Draco. Es el segundo mundo encontrado en este sistema, con anterioridad ya se conocía la existencia de Kepler-10b (es el minúsculo punto rojo de la representación artística que abre el post)

La naturaleza nos está sorprendiendo con la cantidad y diversidad de mundos que va formando. A medida que conocemos más datos de los exoplanetas que descubrimos tenemos que ir cambiando nuestras teorías sobre la formación de mundos. Siempre ha sido así…

Fuente: nasa jpl news

Del 13 al 28 de Mayo búsqueda exhaustiva de planetas alrededor de la estrella más cercana al Sol

20140513-160956.jpg

Hoy empieza uno de los intentos más ambiciosos por buscar planetas alrededor de una estrella. En concreto la elegida es Proxima Centauri, el astro más cercano a nuestro Sol, situado a 4 años-luz.

La búsqueda estará liderada por David Kipping, uno de los investigadores principales de la misión Kepler. Para ello se va a usar el telescopio espacial MOST (Microvariability & Oscillations of STars) que monitorizará nuestra vecina estrella durante 15 días seguidos, algo nunca realizado con anterioridad, en busca de tránsitos planetarios.

El telescopio MOST es mucho más modesto en especificaciones técnicas, pero tiene en su haber numerosos descubrimientos en relación con la astrofísica y el campo de los exoplanetas. Uno de sus más famosos hallazgos fue la detección del planeta 55 Cancri e, el primer planeta que orbita una estrella capaz de ser observada desde la Tierra a simple vista.

El equipo científico espera encontrar algún resultado positivo basándose en descubrimientos previos alrededor de estrellas enanas tipo M (a la que pertenece Proxima Centauri), en concreto toman como referencia el sistema de tres planetas descubiertos alrededor de KOI-961.

Debido al tipo estelar de Proxima Centauri su zona de habitabilidad estaría situada muy cerca de la estrella, tanto que un planeta situado en ella solo tardaría 8,7 días en dar una órbita completa. En teoría el tiempo de observación (15 días) debería cazar dicho mundo si realmente existiera y su diámetro es lo suficientemente grande para la sensibilidad de MOST.

20140513-161138.jpg

El interés por descubrir planetas en zona de habitabilidad alrededor de la estrella más cercana a nuestro Sol es algo lógico, un planeta tan cercano podría ser estudiado en detalle por el futuro telescopio espacial James Webb, no sería complicado conocer los detalles de su atmósfera, temperatura, clima, trazas de biomarcadores,…

Para más adelante dejamos otras especulaciones sobre visitarlo,… para bastante más adelante…

Fuente: http://www.centauri-dreams.org/?p=30593&utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+centauri-dreams%2Feepu+%28Centauri+Dreams%29

Los sistemas con dos estrellas son más propicios para la vida

20140506-203820.jpg

Nuestra especie está acostumbrada a mirar al cielo y ver un solo Sol brillando en su firmamento. Pero esa no es la norma en nuestra galaxia, en nuestro vecindario cósmico abundan los sistemas binarios y los triples.

De siempre hemos asociado el hecho de orbitar una solitaria estrella con el ideal de habitabilidad.

Ahora un nuevo estudio habla sobre una mayor probabilidad de albergar vida en lunas cuyos planetas orbiten sistemas binarios.

Dos estrellas entrelazadas gravitatoriamente pueden amortiguar, en parte, los vientos y la radiación de cada una de ellas, creando un ambiente más permisivo para la vida e incrementando la zona de habitabilidad alrededor suya.

Los resultados se han presentado en la 223 reunión de la Sociedad Astronómica Americana, y se han basado en los datos recogidos por el telescopio espacial Kepler.

Una estrella jóven y activa emite grandes cantidades de radiación que podría barrer todo tipo de vida que surgiera en las superficies de planetas cercanos. Si a esta estrella le sumamos una compañera estos devastadores efectos podrían suavizarse.

Algunas binarias están muy separadas entre sí, en estos casos un planeta orbitando cualquiera de las dos estrellas no se beneficiaría de la asociación. El estudio se ha centrado en aquellos casos en los que ambas estrellas orbitan con una frecuencia entre 10 y 60 días terrestres, y que además posean planetas orbitando al sistema binario, los llamados sistemas circumbinarios.

20140506-203546.jpg

Los efectos favorables para la vida en estos sistemas no solo se reducen a la disminución de los eventos negativos, como el aumento de la radiación o de los potentes vientos estelares que pueden dejar desprovista de atmósfera los planetas cercanos. También hablamos de que al sumar los brillos de ambas estrellas alejamos la distancia a la que empieza la zona de habitabilidad (aquella donde puede existir agua en estado líquido en la superficie del planeta), disminuyendo la probabilidad de que los mundos candidatos puedan ser esterilizados de toda vida posible.

Según la reciente investigación si nuestro sol tuviera una compañera, quizás habría agua en la atmósfera de Venus, haciéndolo potencialmente habitable, incluso el clima en la Tierra sería aún menos extremo y más húmedo.

Se aproxime a la realidad o no esta hipótesis lo que empezamos a tener claro es que la variedad de sistemas solares que existen a lo largo del Universo es inmensa, y el nuestro no es ni el más común ni el más favorable para la potencial habitabilidad, quizás otros sistemas estén más preparados para la vida con dos o tres planetas o lunas habitadas, quizás…

Fuente: space.com