Los milagros en los que yo creo

El avance de nuestra tecnología en los últimos años nos ha permitido conseguir ciertos logros que, vistos hace 100-200 años, podríamos llegar a confundir con actos realizados por un ser superior benévolo y condescendiente con sus criaturas, o con magia negra de entes diabólicos y perversos.

En ninguna de estas dos categorías podemos, ni debemos, englobar a algunas de las habilidades tecnológicas más hermosas y bonitas que la mente del ser humano ha logrado llegar a alcanzar.

Aquí van algunos de estos pequeños “milagros” en los que yo sí creo.

Trasplantes

En 2010 se han realizado 104.065 trasplantes en todo el mundo, de ellos, 71.418 fueron de riñón, 21.207 de hígado, 5.403 de corazón, 3.649 de pulmón y 2.316 de páncreas.

Detrás de lo que marcan las cifras, están personas que han dejado de necesitar diálisis, bombonas de oxigeno fijas y portátiles, o simplemente han seguido viviendo.

Es increíble el número de técnicas y de procesos que se han tenido que desarrollar para que todo esto sea posible, desde la cirugía capaz de extirpar el órgano de un donante (vivo o muerto), las técnicas de conservación, el traslado adecuado, la implantación en el receptor, las listas de prioridad y de compatibilidad, los fármacos inmunosupresores que evitan el rechazo,..

Todo dirigido y enfocado hacia lo que hace pocas décadas se habría considerado terreno de la ciencia ficción, o especulaciones lejanas de algún científico delirante. El hecho de alargar la vida o de mejorar sustancialmente su calidad a través de reemplazar la pieza que falla. Simple sí, pero increíble.

Cirugía fetal

La cirugía fetal hace referencia a la consideración del feto como un paciente en el que podemos, no sólo actuar mediante la administración de fármacos, sino que puede ser intervenido quirúrgicamente como lo haríamos con un niño ya nacido pero sin interrumpir el embarazo en curso.

Que una civilización que hace apenas 100 años amputaba miembros con serruchos y sin anestesia, sea capaz, por ejemplo, de entrar en una cavidad uterina, sedar a un feto de apenas 20-22 semanas de evolución (aproximádamente 21cm de longitud) , introducir una guía con un catéter provisto de un balón, a través del torax del feto a una de las válvulas de su corazón, inflarlo en el lugar exacto de la estenosis, y que el embarazo siga adelante, con la patología resuelta y sin problemas asociados, representa que dicha civilización ha alcanzado un grado importante de conocimientos, tanto de su propia biología como de su fisiopatología.

Es un hito enorme.

Fecundación in vitro

El 25 de julio de 1978 nacía en la ciudad inglesa de Oldham, Louise Brown, la primera niña concebida a través de la fecundación de un ovocito por espermatozoides fuera del cuerpo de la madre. Los doctores Robert Edwards y Patrick Steptoe tenían el privilegio de obtener este primer éxito.

Unos 600 intentos habían precedido el nacimiento de una preciosa niña, totalmente sana y que 25 años después no tuvo ningún problema a la hora de tener su primer hijo, concebido de forma natural.

Esta técnica brindó nuevas esperanzas a miles de parejas cuya única salida hasta entonces pasaba por la adopción.

El proceso de estimulación ovárica previa a través de hormonas que favorecen la foliculogénesis, la obtencion de los ovocitos mendiante punción, la fertilización, cultivo y posterior transferencia del embrión a la cavidad uterina son procesos complejos y delicados que han ido perfeccionandose con el paso de los años, reduciendo las tasas de complicaciones durante el proceso y aumentando el porcentaje de nacimientos.

En cuanto a las implicaciones éticas y religiosas que generó su aparición (y aún sigue generando) sólo citar un gran post de @ScientiaJMLN en su blog http://scientia1.wordpress.com/ sobre la fecundación in vitro, y añadir que si por considerar esta técnica un gran avance de nuestra biología y nuestra medicina hay que ir al infierno, se va…

Soporte Vital Avanzado(SVA)

Lo incluyo en esta breve enumeracion de “milagros” tecnológicos porque es a lo que me dedico, y por más que lo vea y lo repita, no deja de asombrarme.

El haber trasladado el conjunto de procedimientos que se incluyen en el SVA fuera del ámbito hospitalario, ha supuesto un cambio radical en la supervivencia de ciertas patologías agudas.

La posibilidad de sacar a una persona de una parada cardio-respiratoria es un hecho hoy en día.

La combinación de tratamientos farmacológicos con técnicas como el masaje cardiaco, la desfibrilación, la intubación orotraqueal, la cricotiroidectomia, el sondaje naso-gástrico, la colocación de CPAP y muchas que me dejo por ahí, han conseguido elevar el porcentaje de supervivencia en procesos como el infarto agudo de miocardio, los accidentes cerebro-vasculares, los politraumatizados, el edema agudo de pulmón, ahogamientos, intoxicaciones… y un largo etcétera incapaz de ser enumerado de un tirón.

Exploración espacial

Por último, y no menos importante, es imposible no hacer una mención a la carrera espacial.

El siguiente paso de la evolución humana pasa por convertirnos en una especie interplanetaria, es algo que llevamos escrito en los genes, ellos mismos estàn sintetizados por materia proviniente de las estrellas, ¿no?.

Hemos conseguido dar grandes pasos desde que se inició la exploración de nuestro vecindario, las misiones apolo, los transbordadores espaciales, la MIR y la ISS, las sondas a marte, venus, júpiter, saturno.. son todas ejemplos de nuestro paso firme y decidido hacia las estrellas.

Si bien, en estos momentos, una recesión económica mundial, unida a una falta de voluntad de muchos gobiernos, ha forzado un parón de esta maratón hacia el cosmos, no dudo en que pronto se tomará conciencia de lo importante y fundamental que para nuestra especie es seguir el camino correcto.

Sé que me dejo innumerables de estos pequeños “milagros” sin citar, pero prefiero añadirlos en otra futura entrada a que no volváis a entrar al blog por “pesao”. Me agradaría mucho ver cuáles son para vosotros los que incluiríais en ésta discreta lista.

Pd: los milagros no existen ;)

De lo mejor y de lo peor

El 19 de agosto de 1999 el equipo del Dr.Joseph Bruner realizó una operación pionera hasta entonces, el objetivo, corregir una lesión de espina bífida en un feto de 21 semanas.

El procedimiento incluía la apertura temporal del útero, el drenaje del líquido amniótico, la extracción parcial del feto y operación sobre el mismo, y el retorno del feto al útero en la madre.

Durante el proceso quirúrgico se tomaron estas imágenes que dieron la vuelta al mundo

Gracias al desarrollo de la cirugía intrauterina Samuel Armas (así se llama el niño) nació sano el 2 de diciembre de 1999.

Mientras no muy lejos en el tiempo y el espacio (Canada, 2005), varios barcos se preparaban para el desembarco en tierras del norte de Canadá para realizar una de las mayores matanzas de focas (unas 300.000) en apenas dos semanas.

En un brazo exterior de una galaxia espiral, un planeta rocoso orbita alrededor de una estrella de tipo espectral G2, a unos 8 minutos 30 segundos luz de distancia.

En él la materia proviniente del cosmos ha sido capaz de evolucionar desde simples organismos unicelulares, hasta complejos seres pluricelulares que han logrado tomar conciencia de sí mismos y de lo que le rodea.

Como hemos visto al inicio de este post, los humanos somos capaces de lo mejor y de lo peor (y en el segundo caso todos sabemos que se podrían poner ejemplos mucho peores que el de la barbarie de las focas).

La evolución nos ha dado la oportunidad de descubrir parte de la física, las matemáticas, la biología, la química. Somos capaces de avanzar en materias como la medicina, la aeronáutica, la ingeniería…

Nuestros físicos descubren partículas que superan la velocidad de la luz, nuestros médicos células pluripotenciales capaces de regenerar cualquier tejido, nuestros ingenieros ciudades verticales de 1 kilómetro de altura..

Es hora de dar un paso más, y de nosotros depende que sea hacia delante. Pienso que estamos preparados.

Nos toca mover ficha