La Mars Orbiter observa un impresionante nuevo cráter de impacto en Marte

20140205-203148.jpg

Una nueva imagen de la cámara HiRISE que lleva a bordo la sonda Mars Orbiter (actualmente en órbita del planeta rojo) muestra un nuevo cráter de unos 30 metros de diámetro y está rodeado de una vasta zona de impacto. La zona aparece con un color azulado debido a la cantidad de terreno eyectado. El impacto ha tenido que producirse entre Julio de 2010 y Mayo de 2012, imágenes previas a 2010 no muestran esa nueva cicatriz en Marte.

Se calcula que el impacto lanzó material hasta 15 kilómetros de distancia.

Nuevas observaciones permitirán conocer algo más sobre el evento que lo causó. Según se calcula unos 200 meteoritos llegan a la superficie marciana cada año. Recordemos que la atmósfera es mucho más fina que la nuestra.

El nuevo cráter está 3.7 grados latitud Norte y 53.4 longitud Este.

Fuente: http://www.jpl.nasa.gov/m/news/news.php?release=2014-037&utm_source=iContact&utm_medium=email&utm_campaign=NASAJPL&utm_content=mro20140205#.UvKQCni9LCQ

La LRO grabó el sitio de impacto de las sondas Grail

grailA20130319-full

haciendo clic en la imagen se puede ver el gif animado

El 17 de diciembre de 2012 las sondas gemelas GRAIL terminaron su misión estrellándose contra la superficie lunar. Después de una exitosa misión iban a cumplir un último cometido. Los materiales eyectados por el impacto serían observados desde la tierra y analizados. De todas formas el combustible no daba para más y una buena forma de acabar era realizando ciencia.

Además de las sondas GRAIL otra nave de la NASA, la LRO (Lunar Reconnaissance Orbiter) sigue orbitando alrededor de nuestro satélite, mapeando en alta resolución cada palmo lunar.

El equipo de la LRO fue informado solo con 3 semanas de antelación del probable lugar de impacto de sus compañeras de órbita.

Nadie mejor que una sonda a escasos 160 kilómetros de altura para tomar mediciones e imágenes de tan singular evento.

Las sondas impactaron en zona de sombra, así que hubo que esperar hasta que la columna de humo se elevara lo suficiente para empezar las observaciones. El espectrógrafo de la LRO detectó trazas de mercurio e hidrógeno. Además las cámaras de alta resolución pudieron grabar los pequeños cráteres que formaron sendos impactos, de apenas 4 metros de diámetro.

Otro pequeño logro dentro de la exploración espacial.