Muere Ed Mitchell, pronto viviremos en un planeta sin humanos que han caminado en otros mundos. 

Edgar Mitchell sobre la superficie lunar (NASA)

El piloto de módulo lunar del Apolo 14, Edgar Mitchell, ha fallecido a los 85 años de edad justo unos días antes de que se cumpliera el 45 aniversario de su alunizaje en las llanuras de Fra Mauro

En las cifras del párrafo anterior algunas son totalmente asumibles por algunos de nosotros y otras son totalmente inaceptables. El hecho de fallecer a los 85 años entra dentro de lo lógico si lo extrapolamos a la expectativa de supervivencia de nuestra especie, lo que a muchos no nos cuadra es el segundo dato. .. el 45 aniversario del alunizaje del Apolo 14

La última misión a nuestro satélite fue la del Apolo 17, alunizando el 11 de diciembre de 1972 y dejando la superficie lunar 75 horas después. El comandante de la misión Eugene A. Cernan se convirtió en el último humano en pisar nuestra luna, hace ya casi 44 largos y vergonzosos años…

Eugene A. Cernan horas antes de abandonar la superficie de nuestro satélite (Nasa)

Solo 12 hombres han tenido el privilegio de poder haber pisado dos mundos diferentes, todos pertenecientes a las misiones Apolo. De ellos solo quedan 7 con vida y el más joven es Harrison Schmitt que cumplirá 81 años el próximo 3 de Julio. 

Ahora mismo no existe ningún proyecto con presupuesto en ninguna de las agencias espaciales del planeta para que un hombre pise la superficie lunar en la próxima década, por lo que si hacemos cuentas es muy lógico pensar que pronto viviremos en un mundo cuyos integrantes solo conocen la superficie de un solo planeta, la Tierra. 

En los principios de la década de los 70 este panorama era impensable, el hombre había dejado atrás las ataduras de  la gravedad terrestre y había comenzado a asomarse al cosmos. Habíamos logrado un hito, ninguna de las miles de generaciones precedentes podían presumir de nada igual, paseábamos por la luna…

Pero el sueño pronto terminó, los motivos políticos por los que enviábamos a los nuestros fuera de nuestra atmósfera desaparecieron, los presupuestos se esfumaron y el interés de la sociedad decayó a unos niveles bochornosamente bajos. El Apolo 18 se quedó en casa, y con él la humanidad entera…

Lo malo de toda esta historia es que, a medida que conoces más la mente humana, lo que verdaderamente te sorprende es que haya existido un tiempo en que una persona haya podido señalar un punto del espacio y decir “yo he estado allí…”

Descansa en paz comandante Mitchell.

Fuentes: 

Nos hemos retirado de los planetas y nos acercamos a las pseudociencias

Sagan no llegó a conocer las enormes llanuras heladas del corazón de Plutón, no llegó a divisar las líneas de costa de su querido Titán, ni siquiera leyó que los océanos de agua subterráneos salpicaban las lunas heladas de Júpiter y de Saturno. No llegó a ver los datos de la misión Kepler, no tenía la certeza científica de que existían más planetas que estrellas en nuestra galaxia,… aunque seguro que no tenía ninguna duda de su existencia.

 

Tombaugh Regio en Plutón vista desde la sonda New Horizons

 
Desde hace unos años nuestra visión del sistema solar y de nuestro vecindario cósmico ha cambiado radicalmente. Las misiones robóticas nos han dejado sin habla… Los datos e imágenes que nos llegan a diario solo hacen que tengamos más preguntas que respuestas… Y ahora, cuando hemos oteado la superficie de mundos maravillosos y extraordinariamente complejos, el silencio…

Hace ya muchos años que el ser humano solo puede acceder a la órbita baja de la Tierra (y solo con las Soyuz rusas cuyo diseño se remonta a hace varias décadas). La NASA nos vende un viaje a Marte y un cohete de grandes proporciones solo en diapositivas, las fechas reales se van retrasando (con mucho disimulo) en el tiempo, la falta de presupuesto y voluntad política hace que, a día de hoy, todo sean meras cortinas de humo, no existe un diseño fiable sobre un viaje a Marte, simplemente no lo tenemos…

Se ha abandonado la exploración planetaria del sistema solar exterior, no hay presupuesto real para misiones. La sonda Cassini está realizando sus últimos sobrevuelos a Saturno y sus increíbles lunas heladas (ayer sin ir más lejos lo hacía sobre Encelado, con un océano interior de agua líquida recientemente descubierto), New Horizons pasó como un suspiro por Plutón en Julio y aunque sus datos seguirán llegando a lo largo de todo 2016 el grueso de la misión está realizado (ninguno de nosotros vamos a ver una nueva sonda llegar al planeta enano), Rosetta se aleja junto con el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko hacia más allá de la órbita de Júpiter donde sus paneles solares serán incapaces de producir suficiente energía como para mantenerla con vida…

Muchos dirán que exagero, que es mentira. Que hacia Júpiter se dirige Juno, que hay aprobada una sonda para estudiar Europa, y que hacia Marte van unos cuantos ingenios… y es cierto, pero no es suficiente. En muchos casos son misiones recortadas en su presupuesto y dotación científica hasta lo absurdo, algunas en fase muy temprana de desarrollo, lo único cierto es que habrá un gran vacío de imágenes y datos durante muchos años (no hablemos ya de la exploración tripulada).  

La ciencia se ve asfixiada por inexplicables recortes año tras año, y mientras otro tipo de “tendencias” van tomando fuerza de una manera inversamente proporcional al desfallecimiento de la razón y el método científico. 

Reiki, homeopatía, curación de agresivas proliferaciones tumorales a través de la dieta, terapias holísticas… y un sinfín de sinsentidos que ves proliferar allá donde mires, y en los sitios más insospechados. 

Una sociedad que no investiga, que no explora, que no se marca fronteras está condenada a la desaparición… No sé en qué estamos pensando, o no quiero saberlo…
 

 

 

Wanderers: una impresionante visión de la exploración humana del sistema solar.

“We began as wanderers, and we are wanderers still.” -Carl Sagan

“Empezamos como nómadas, y nómadas seguimos siendo” – Carl Sagan

Aquí os dejo una pequeña obra de arte, usando imágenes reales de nuestro Sistema Solar y acompañada de la voz de Carl Sagan.

Una visión de lo que podrá, un día, ser nuestra exploración de otros mundos.

Nuestra especie observando un amanecer en Marte, sobrevolando los hermosos mares de Titán o caminando sobre la helada superficie de Europa. Un enorne ascensor espacial en la órbita del planeta rojo o una colonia de explotación minera en la superficie de un asteroide…

Una visión de lo que nuestras sondas y robots ya han visto. Una visión de nuestro futuro no muy lejano.

Como dice Sagan al final del vídeo, “todos estos mundos orbitan nuestro sol, silenciosamente, esperando…”

Hace 45 años nuestra especie pudo soñar

20140720-171233-61953351.jpg

Hoy, hace 45 años, el módulo lunar Eagle se posó con suavidad en el Mar de la Tranquilidad.

Por primera vez desde que la vida surgió en nuestro planeta uno de sus representantes lograba pisar otro mundo. La humanidad iniciaba un camino tan esperanzador e ilusionante como corto y breve en el tiempo.

Casi medio siglo después somos incapaces de alejarnos apenas unos cuantos kilómetros de la superficie de nuestro planeta. Hemos desmantelado de tal manera toda la maquinaria y tecnología que nos llevó a la luna, que aunque pusiéramos todos nuestros esfuerzos en volver hoy mismo, tardaríamos varios años o décadas en hacerlo.

Pensamos que nuestro próximo objetivo es Marte o algún asteroide cercano, pero la realidad es cruelmente distinta. Lo más cercano proyectado es el lanzador SLS de la NASA y la cápsula Orion, un lanzador del que apenas existen algo más que planos y proyectos propiedad de una agencia agobiada por continuos recortes en su presupuesto, obligada a pagar grandes cantidades de dinero a Rusia para poder subir sus astronautas a la Estación Espacial Internacional.

Mientras grandes porcentajes de los presupuestos de nuestros gobiernos están actualmente centrados en cómo aniquilar a unos niños en las playas de Gaza o en cómo poder derribar aviones con decenas de expertos en la lucha mundial contra el SIDA sobre los cielos de Ucrania, pequeñas olas de metano y otros compuestos orgánicos se elevan unos pocos centímetros sobre los océanos de Titán (una luna de Saturno), geiseres de agua y elementos que constituyen la vida en la Tierra son expulsados a cientos de kilómetros de Encelado y una luna de Júpiter, llamada Europa, nos muestra unas grietas en su helada superficie que comunican con un enorme y espectacular océano subterráneo de agua líquida que contiene todos los elementos necesarios para formar vida…

Nuestras sondas y robots nos mandan fotos y datos de verdaderas maravillas en nuestro Sistema Solar, lugares que piden a gritos ser explorados por los seres inteligentes que las crearon.

Lamentablemente nuestras prioridades son otras en estos momentos. No nos interesa conocer si la vida es capaz de abrirse paso en lugares donde impera una radiación extrema, o en ambientes totalmente carentes de oxígeno. No queremos saber las soluciones que ha ideado la evolución en todos estos sitios, ni siquiera si ha tenido éxito o no.

Hace 45 años que el odio entre dos naciones nos llevó a la luna, y eso fue todo para la exploración humana del sistema solar. En 2016 la sonda Cassini se desintegrará en las capas altas de la atmósfera de Saturno, el rover Opportunity que explora en estos momentos Marte ha superado en casi 10 años su esperanza de vida (y si dura mucho más lo desconectarán por falta de presupuesto), Curiosity ya ha superado la mitad de sus dos años de supervivencia estimada (con algunos fallos en el software y enormes agujeros en sus ruedas),… y de las grandes misiones proyectadas apenas nos queda JUNO en ruta hacia Júpiter y la New Horizons hacia Plutón,… Y poco más… la exploración planetaria ha sido la más castigada por los recortes.

Hace 45 años tuvimos un sueño del que ya no queda nada.

Mapa en alta resolución de los 54 años de exploración espacial

20140520-133836-49116639.jpg

National Geographic acaba de presentar el más detallado y actualizado mapa que engloba todo lo que el hombre ha sido capaz de realizar en los últimos 54 años en el campo de la exploración espacial.

Con un click puedes explorar todas y cada una de las misiones que han partido de nuestro planeta hacia el espacio. Este mapa reemplaza al que ya se realizó con motivo de los 50 años de exploración espacial.

Aquí dejo el enlace al mapa en alta resolución

Simplemente impresionante…

Has nacido demasiado tarde para explorar la Tierra y demasiado pronto para explorar las estrellas

20140110-145525.jpg

Acabo de leer un pequeño post que comenzaba con esta dura afirmación, “You were born too late. You will never explore Earth. You were also born too early. You will never explore the stars.”

La traducción la tenéis en el título del post. Según esto somos una generación perdida en medio de dos grandes eras de exploración.

El autor rebate esta posición pesimista alegando que casi el 95% de los océanos son superficies que aún no conocemos y que todos los días se descubre alguna especie de ser vivo en cualquier rincón del mundo (esta parte no se la voy a discutir) pero luego habla sobre la exploración espacial y marca como grandes retos de nuestra generación el proyecto Mars One y la Spaceship Two de la compañía Virgin… y entonces es cuando empiezo a creer que quizás si que seamos una generación perdida…

Datos y más datos sobre el ilusionante proyecto de llevar toda una colonia a Marte a partir de 2025, miles de voluntarios apuntados, proyectos de infraestructuras que permitan sobrevivir al ser humano a la duras exigencias del planeta rojo… Luego las bondades de el turismo espacial a cargo de la nave abanderada de la compañía Virgin…

No existe nada de eso. Solo prototipos en el caso de la Spaceship Two que ya va generando un retraso importante año a año(y de todas formas es un vuelo suborbital) y de la colonia de Mars One solo existen varias diapositivas en powerpoint. Solo eso.

Podríamos ser más rigurosos y extender la mirada a otros proyectos públicos o privados a lo largo de nuestro planeta. Pero la visión es descorazonadora. Tenemos la Nasa totalmente en quiebra con el proyecto de un super lanzador, el SLS, que quizás nunca vea la luz y además se lleve por delante a la propia agencia. Un lanzador sin ninguna misión asignada (lo del asteroide suena a chiste) y con un plan de vuelo de una o dos misiones al año, algo insostenible para el menguante presupuesto que está devorando.

20140110-150213.jpg

Tenemos a la iniciativa privada como la ilusionante Space X cuyos avances están siendo enormes en muy poco tiempo. Lanzadores como el Falcon Heavy son una gran noticia para el panorama aeronáutico. Pero es más de lo mismo, hace 40 años ya teníamos uno muchísimo más potente llamado Saturno V, que lo mismo os suena.

Nuestra generación se ha estancado en los primeros pasos hacia el Cosmos. Apenas dos naciones, Rusia y China, tienen capacidad para colocar humanos en la órbita baja. Tenemos una estación espacial de 15 años de antigüedad en esa misma órbita y una serie de sondas explorando el sistema solar que no van a ser reemplazadas en su gran mayoría gracias a los bestiales recortes que sufre la agencia espacial norteamericana.

No sé que pensáis vosotros pero creo que la afirmación con la que abría el post en parte es cierta.

Nos hemos frenado en seco a la hora de comenzar nuestro viaje de exploración estelar. Y no solo eso, no estamos haciendo nada para que, al menos, la siguiente generación tenga una base sobre la que impulsarse, y aún más, estamos destrozando la poca que teníamos nosotros.

Muchas palabras y proyectos sobre el viaje tripulado a Marte para 2025-2030 cuando no estamos inviertendo ni un solo céntimo en las tecnologías que necesitaremos (y que ahora no tenemos) para asentarnos.

No existe un lanzador capaz de llevarnos más allá de unos centenares de kilómetros más allá de nuestra atmósfera, no existen las tecnologías necesarias para proteger a la tripulación de la radiación cósmica que bombardearía su desprotegido ADN durante los 6-9 meses de viaje (con los sistemas de propulsión idénticos a los de la década de los 70 que ahora poseemos). Soporte vital, comunicaciones,… sin hablar de cómo mantenerlos con vida en un entorno tan hostil como el marciano.

Y eso si hablamos del planeta más cercano, no estamos en disposición de imaginar una expedición al sistema solar exterior, no al menos en este siglo.

A principios de los 70 todo parecía que iba a ser diferente. ¿Qué van a escribir los libros de historia sobre nosotros?

20140110-145853.jpg

El calendario cósmico de Sagan (subtitulado en español) y otras cosas…

A unas horas de terminar el año traigo al blog unas de las pequeñas tradiciones que desde hace un par de años suelo practicar por aquí (si un vídeo de Carl Sagan)

Esta vez es un mítico fragmento de Cosmos llamado “El calendario cósmico”. Toda la historia de nuestro universo comprimida en un calendario de 12 meses. Merece la pena verlo.

Pd: si lo admito, el vídeo es una excusa para escribir unas palabras antes de que finalice el año.

Ante todo daros las gracias a todos y cada uno de los que habéis leído o participado en el blog este año. De verdad, nunca hubiera imaginado esta acogida a un humilde proyecto como este.

Los comentarios, las visitas desde los sitios más recónditos del planeta, los días con miles de visitas,… todo esto es nuevo para mí y la verdad es que cuesta acostumbrarse (aunque a lo bueno uno se acostumbra pronto).

En el plano astronómico y de la exploración espacial el 2013 ha sido un año emocionante y asombroso. Hemos vuelto a Marte con el rover más avanzado que la humanidad jamás ha mandado fuera de nuestro planeta, Kepler nos ha mostrado una galaxia inundada de planetas de todos los tamaños y colores, Cassini ha mandado fotos de un mundo como Titán salpicado de lagos y materia orgánica, Europa ha mostrado su candidatura a ser el primer lugar del sistema solar donde quizás pueda existir algún tipo de vida, Chris Hadfield nos emocionó una noche antes de volver a la Tierra cantando “Space Oddity” desde la Estación Espacial, las empresas privadas empiezan a dar firmes pasos hacia la órbita baja de la Tierra y China llegó a la Luna…

Y todo esto solo es un pequeño y ridículo resumen de lo que nos ha deparado el 2013.

En el 2014 espero poder seguir contando esta emociante aventura que es la conquista del espacio. A nivel personal puede ser el mejor año desde que a unas moléculas provenientes de estallidos de lejanas supernovas les dió por organizarse y cobrar consciencia en un pequeño planeta rocoso de un suburbio en una galaxia espiral común.

A nivel profesional espero que también y si el blog sigue creciendo de esta manera puede ser un gran año.

Os deseo un feliz 2014 a todos. Nos vemos en el siguiente giro a nuestra estrella.

¡Salud!

El rover chino Yutu empieza su viaje de exploración lunar

20131223_yutu_rolling

Secuencia tomada desde la Chang’e 3 del rover Yutu avanzando por la superficie lunar

Las noticias sobre la misión china en la superficie lunar van llegando poco a poco, con muchos filtros y solo a través del canal de televisión que tiene los derechos de las imágenes. Después de varios días de silencio parece que el rover ha comenzado su viaje por las llanuras de Sinus Iridium.

El siguiente vídeo está grabado de una pantalla de televisión por eso la calidad de las imágenes es un poco menor, de todas formas merece la pena ver una filmación donde el rover pasea por la superficie lunar.

Yutu ha rodeado a la sonda Chang’e 3 en una misión de reconocimiento e inspección del aterrizador, fotografiándolo desde varios ángulos. Una vez realizado se dirige hacia el sur para comenzar la exploración geográfica y geomorfológica de las áreas situadas cerca de la zona del aterrizaje.

20131223_yutu

Foto tomada desde el aterrizador Chang’e 3. El explorador se aleja hacia el sur para iniciar su misión de exploración.

Las comprobaciones del estado del Yutu han sido satisfactorias, todos los sistemas se encuentran en perfecto estado de salud. Ya ha desplegado el brazo robótico con total normalidad por primera vez desde el aterrizaje.

20131223_Img392264886

Más imágenes del rover Yutu, esta vez con el mástil inclinado hacia abajo, parece que tomando imágenes de la superficie.

20131223_change_lander_anaglyph

Imagen en 3D del aterrizador Chang’e 3 ( buscad las gafas rojas y azules)

No más “Curiositys” ni “Cassinis”. El Plutonio-238 se acaba.

Voyager

Los tres generadores de radioisotopos (RTGs) montados en la Voyager 1 al final del brazo izquierdo

Esta sonda que abre el post os sonará, es la Voyager 1 y después de 36 años de viaje ininterrumpido acaba de entrar en el espacio interestelar. Lo sabemos porque la sonda, después de tantos años, sigue mandando datos, el pequeño viajero sigue vivo. Todo esto sería imposible sin la tres baterías de plutonio-238 que lleva en su interior. Los paneles solares hace mucho tiempo que no tendrían ninguna función y cualquier otra fuente de energía no hubiese aguantado tanto tiempo manteniendo viva la misión.

Todo lo que la humanidad conoce sobre los planetas situados en la parte externa de nuestro sistema solar se lo debemos al plutonio. La Cassini está realizando la exploración más exhaustiva de Saturno y su sistema de satélites que jamás se haya hecho, la sonda Galileo y su mítico viaje a Júpiter, el propio Curiosity en la superficie marciana, la sonda New Horizons que en 2015 llegará a Plutón… todo impensable sin este valioso metal radiactivo. Simplemente no existiría la exploración espacial como la conocemos, ninguna otra fuente de energía es capaz de sustituirla en estos momentos, nada de paneles solares, baterías o sistemas de fisión nuclear (demasiado pesados). Dependemos del plutonio-238 para seguir explorando el cosmos y se está agotando.

SRS_glovebox_440

Plutonio-238 usado para las sondas Galileo y Ulysses

La NASA ha emitido un comunicado anunciando que apenas queda material para terminar esta década, y a partir de ahí nada más. El problema no sólo es propiedad de la NASA, las reservas mundiales están prácticamente agotadas.

El stock actual apenas llega a los 16 kg de plutonio, si pensamos que solo el Curiosity necesitó 4,5 kg para su funcionamiento podemos entender la magnitud del problema. Las implicaciones son extremadamente graves, cuando se acaben las reservas no podremos explorar el 99% del sistema solar. 

Para los que puedan alegar problemas con la fabricación de plutonio-238, solo un dato, este material no es capaz de ser usado para la fabricación de armas nucleares, por lo que su producción no es un riesgo para nuestra inconsciente civilización.

Las únicas fuentes naturales de plutonio-238 se formaron varios eones antes de que la Tierra apareciera, hace unos 4.600 millones de años. Su origen está en explosiones de supernovas, el problema (y a la vez su virtud) está en su tiempo de vida media, como otros materiales radiactivos su estructura atómica es inestable, cuando un átomo de su núcleo se descompone emite un tipo de radiación, llamada radiación alfa, toda esta energía puede calentar el material hasta 1260 grados Celsius y esto podemos convertirlo en electricidad, una batería capaz de suplir energía a una sonda durante décadas.

Podemos fabricar plutonio-238, pero los fondos escasean y la situación afecta a todas las sondas planeadas más allá del 2020. En la NASA ya recibe el nombre de “el problema”

Fuentes:
planetary.org

wired.com

isciencetimes.com

npr.org

Y más fuentes http://www.fromquarkstoquasars.com/nasas-plutonium-conundrum-dubbed-the-problem/

http://www.nationalpost.com/m/wp/full-comment/blog.html?b=fullcomment.nationalpost.com/2013/09/23/matt-gurney-nasas-big-problem-not-enough-plutonium

Cuatro lugares finalistas para el aterrizaje de InSight, la próxima sonda marciana en 2016

20130904-225356.jpg

La NASA ha reducido a cuatro el número de lugares para el aterrizaje de la próxima misión a la superficie marciana, la sonda InSight que en 2016 estudiará el interior del planeta.

InSight será lanzado en Marzo de 2016 y se prevee su llegada a Marte 6 meses después. Tocará superficie en alguno de los cuatro sitios recién seleccionados de un abánico previo de 22 candidatos. Todos los lugares finalistas están localizados alrededor de una planicie situada en el ecuador marciano llamada Elysium Planitia, formando una elipse de 130 kilómetros de este a oeste y 27 kilómetros de norte a sur. En un 99% de probabilidades la sonda aterrizará dentro de estos límites.

Entre los criterios de seleccción han primado la seguridad de la misión y las características del terreno con pocas rocas, poca pendiente y un terreno blando que favorezca el trabajo bajo superficie de la sonda.

La misión intentará arrojar luz sobre los procesos que formaron y modelaron Marte y ayudará a comprender mejor la evolución de los planetas rocosos interiores del sistema solar (entre los que nos encontramos).

La planicie de Elysium asegura las horas de sol necesarias para mantener con suficiente energía a la sonda que llevará paneles solares, su situación en el ecuador del planeta favorece usar esta fuente de energía, además la baja elevación del terreno permite que el proceso de aterrizaje sea más seguro al haber más atmósfera para usar los paracaidas.

InSight también necesita un terreno que no ofrezca mucha resistencia para la perforación para poder liberar la sonda que portará capaz de medir el calor del interior del planeta, también se liberará un sismómetro.

Pronto sabremos el lugar elegido para el próximo reto de la exploración planetaria.

20130904-232820.jpg