Descubierto un nuevo tipo de planeta rocoso con 17 veces la masa de la Tierra.

20140603-091457-33297726.jpg

Astrónomos del Harvard-Smithsonian Center no saben, aún, como explicar la formación del nuevo exoplaneta descubierto.

El hallazgo es un planeta de tipo rocoso que pesa 17 veces más pesado que nuestro planeta con sólo el doble de su tamaño.

El exoplaneta recibe el nombre de Kepler-10c y fue catalogado en primera instancia por el telescopio espacial Kepler. Con sus medidas solo conocíamos su diámetro, unas 2,3 veces el terrestre, pero su masa era desconocida hasta ahora. El equipo usó el HARPS-North instrument ubicado en el telescopio Galileo para cuantificar el peso de Kepler 10c.

Hasta la fecha se pensaba que mundos como este no podían existir. Se pensaba que la enorme fuerza gravitacional de un cuerpo tan masivo aglutinaría el suficiente gas en su formación como para formar un gigante gaseoso del tipo Júpiter o Neptuno. Sin embargo Kepler-10c parece un perfecto mundo rocoso.

El planeta orbita cada 45 días una estrella de caracteríticas similares a nuestro Sol, situada a 560 años luz de nosotros en la costelación de Draco. Es el segundo mundo encontrado en este sistema, con anterioridad ya se conocía la existencia de Kepler-10b (es el minúsculo punto rojo de la representación artística que abre el post)

La naturaleza nos está sorprendiendo con la cantidad y diversidad de mundos que va formando. A medida que conocemos más datos de los exoplanetas que descubrimos tenemos que ir cambiando nuestras teorías sobre la formación de mundos. Siempre ha sido así…

Fuente: nasa jpl news

La misión Kepler anuncia el descubrimiento de 715 nuevos planetas

20140226-192602.jpg

La NASA está dando en estos momentos una rueda de prensa anunciando los nuevos resultados de los datos almacenados por el telescopio espacial Kepler.

El resultado son 715 nuevos planetas confirmados fuera de nuestro Sistema Solar. Estos nuevos mundos orbitan alrededor de 305 estrellas, es decir la mayoría de ellos pertenecen a sistemas con múltiples planetas. La mayoría son de tamaños relativamente pequeños y orbitan en órbitas circulares y planas muy parecidas a las de los planetas de nuestro sistema solar interior.

Se ha desarrolado una nueva técnica de verificación de planetas candidatos llamada “verificación por multiplicidad” que facilita el descubrimiento de estrellas con más de un planeta alrededor suyo.

Cuatro de los nuevos planetas tienen menos de 2,5 veces el tamaño de nuestra Tierra y además orbitan la zona habitable de sus soles.

Uno de estos nuevos mundos es Kepler-296f, tiene solo dos veces el tamaño de nuestro planeta y orbita justo en la zona de habitabilidad de su sol, una estrella con la mitad de tamaño que nuestro sol y con solo un 5% de su luminosidad. Aún se debate si este nuevo mundo es un planeta gaseoso con una gruesa capa de hidrogeno y de helio, o un mundo rodeado de océanos.

20140226-194542.jpg

Los nuevos resultados elevan el número de exoplanetas a 1.700, y todavía quedan más datos por escrutar dentro de los enviados por Kepler.

Los nuevos resultados estarán disponibles el 10 de Marzo publicados en The Astrophisical Journal

Vivimos en un Universo repleto de sistemas solares con múltiples planetas, muchos de ellos de tipo terrestre que orbitan en las zonas habitables de sus soles… Ese es el impresionante legado que nos deja Kepler, increíble…

20140226-195104.jpg

Fuente: nasa kepler web

El telescopio espacial Kepler vuelve a detectar el tránsito de un exoplaneta

20140207-004333.jpg

En Mayo del año pasado el ya mítico Telescopio espacial Kepler cesó sus actividades tras el fallo de 2 de sus 4 giroscopios, elementos imprescindibles para orientar la sonda a la hora de buscar nuevos exoplanetas.

Desde entonces muchas han sido las propuestas para realizar observaciones con menos maniobrabilidad. La misión K2 del telescopio ha recibido casi 100 borradores de científicos de todo el mundo.

Pero acabo de ver un gráfico que me ha helado la sangre… En Enero de 2014 el telescopio realizó pequeñas observaciones a modo de prueba, y el resultado es la hermosa curva de luz que abre el post. Es el tránsito del exoplaneta WASP-28b, son datos obtenidos a intervalos de 1 minuto de observación, es un exoplaneta ya conocido, es un Júpiter caliente de gran tamaño… ¡pero Kepler es capaz de seguir detectando exoplanetas!

Aún no se sabe lo sensible que podrá ser Kepler en su nueva etapa, pero puede ser que sea capaz de ver planetas del tamaño terrestre alrededor de estrellas brillantes tipo G y K.

Queremos ver más datos de una de las misiones más espectaculares de los últimos tiempos. Crucemos los dedos.

Fuente: http://www.tombarclay.com/blog/2014/02/the-first-k2-observation-of-a-transiting-exoplanet/

- http://ow.ly/tmKQh

Cinco nuevos exoplanetas rocosos descubiertos por la sonda Kepler. Los mini-Neptunos dominan la galaxia

20140107-165515.jpg

Los datos pendientes de revisar que dejó la sonda Kepler antes de parar sus actividades van dando grandes resultados.

Cinco nuevos planetas rocosos están entre la nueva remesa de exoplanetas descubiertos. El tamaño de estos nuevos cuerpos oscila entre un 10% y un 80% más que nuestro planeta.

Entre los cinco exoplanetas destacan Kepler-99b y Kepler-406b, los dos son solo un 40% más grandes que la Tierra y una densidad similar a la del plomo. Aún siendo rocosos y de tamaño no muy alejado de nuestro mundo, la vida lo tiene muy difícil para surgir en su superficie.

Su órbita cada 5 días y su mínima distancia a su sol los convierten en planetas extremadamente calurosos para albergar vida tal como la conocemos.

Los hallazgos han sido presentados por Geoff Marcy, uno de los más célebres pioneros en la búsqueda exoplanetaria. Se han liberado los datos de hasta un total de 16 nuevos exoplanetas con sus masas y densidades.

A medida que vamos teniendo más datos de la sonda las conclusiones que se obtienen son cada vez más sorprendentes.

20140107-170934.jpg

Más del 75% de los planetas candidatos tienen tamaños comprendidos entre los de la Tierra y los de Neptuno, que es aproximádamente cuatro veces superior al terrestre. Estos exoplanetas, conocidos como mini-Neptunos,dominan el censo galáctico encontrado por Kepler aun no estando representados en nuestro propio Sistema Solar. Los astrónomos no saben como se forman o si están hechos de roca, agua o gas. Tampoco está claro porqué el tipo de planeta más frecuente en nuestra galaxia no está presente en nuestro sistema.

Las mediciones realizadas por el Keck Observatory en Hawaii han permitido determinar las masas de estos 16 objetos. Una vez tenemos el diámetro (dado por Kepler) y la masa, se puede obtener la densidad del planeta, que da una pista sobre si el planeta es gaseoso, rocoso o una mezcla de ambos.

20140107-171244.jpg

Las densidades encontradas sugieren que los mini-Neptunos tienen un núcleo rocoso, pero las proporciones de hidrógeno y helio de la envoltura que rodea ese núcleo varían dramáticamente, con algunos que no tienen envoltura en absoluto.

Uno de los objetivos del malogrado telescopio espacial Kepler era encontrar planetas del tamaño terrestre orbitando dentro de la zona de habitabilidad de sus estrellas, es decir, buscar planetas capaces de albergar vida basándonos en el único ejemplo que poseemos.

A raiz de los datos que van apareciendo quizás debiéramos considerar estos mini-Neptunos como módelo de cuerpo rocoso más frecuente, centrándonos en estudiar las posibilidades de que sean habitables.

Puede que lo importante ya no resida en establecer la fracción de estrellas con planetas de tamaño similar al terrestre en una órbita que permita la vida, la clave puede estar en identificar la fracción de estrellas con planetas rocosos potencialmente habitables.

Una vez más el modelo a seguir no lo marcamos nosotros.

Fuentes:

- http://www.space.com/24180-rocky-planets-mini-neptunes-aas223.html?utm_medium=referral&utm_source=t.co

- http://www.jpl.nasa.gov/m/news/news.php?release=2014-004&utm_medium=referral&utm_source=t.co#.UswlqXm9LCT

Nuevos datos del telescopio espacial Kepler. El 20% de las estrellas como el Sol tienen tierras habitables

astronomersa

Zona de la galaxia estudiada por el telescopio espacial Kepler

Primera rueda de prensa del equipo del telescopio espacial Kepler dentro de las jornadas dedicadas a mostrar los resultados de unas de las misiones más prolíficas y apasionantes de los últimos años dentro de la exploración espacial.

Quedan aún muchos datos por analizar, quizás los más interesantes, pero el dato que han dado hoy es demoledor… basándose en análisis estadísticos de todas las observaciones del telescopio (que abarcan casi 4 años de datos), se estima que una de cada cinco estrellas parecidas a nuestro Sol tienen al menos un planeta del tamaño de la Tierra con una temperatura en superficie permisiva con la vida.

Esta frase significa que si miramos hacia el cielo la estrella más cercana con un planeta similar a la Tierra orbitando a una distancia de su sol apropiada para la vida probablemente esté a “solo” 12 años luz de nosotros, y a esa distancia, y en una noche no muy estrellada es muy probable que la estemos viendo a simple vista…

earthlikeplanets_sizeflux_plot.jpg.CROP.promovar-mediumlarge

El recuadro verde engloba los exoplanetas de tamaño terrestre

La imagen que abre el post tiene unos pequeños recuadros en su parte superior izquierda, esa porción de cielo es la única donde ha mirado Kepler, y a partir de esos datos podemos inferir que la Vía Láctea está repleta de mundos como el nuestro. La salvedad es que un planeta de tamaño terrestre no significa que sea habitable, incluso estando en la zona donde las temperaturas permiten la presencia de agua líquida en superficie. Muchos más factores influyen en la habitabilidad de esas exotierras como la existencia de una atmósfera, la presencia de compuestos orgánicos compatibles con el concepto de vida que conocemos.

cbfbfdd

Los datos de cuatros años de observación indican que el 22% de la estrellas parecidas al Sol tienen planetas del tamaño de la tierra en su zona habitable

 

Realizando cálculos tenemos que un 10% de las estrellas conocidas son parecidas a nuestro Sol, hay unos 200.000 millones de estrellas en la Vía Láctea, lo que nos da 20.000 millones de estrellas como la nuestra. Si una de cada cinco tienen planetas de tamaño terrestre eso significa que hay unas 4.000 millones de tierras solo en nuestra galaxia, 4.000 millones de mundos entre una y dos veces el radio de nuestro planeta, solo contando los que orbitan alrededor de una estrella del mismo tipo que el Sol, estrellas más frías son mucho más frecuentes y lo único que cambiaría es que sus zonas de habitabilidad estarían situadas más cerca. Si a eso le añadimos las lunas alrededor de planetas gigantes que podrían albergar vida(como pueden ser Europa o Titán en nuestro sistema solar) y cualquier otro tipo de mundo que ahora ni siquiera podemos imaginar creo que no es osado afirmar que es imposible que no exista más vida que la que conocemos… pero en ciencia la lógica a veces no se cumple, tenemos que demostrarlo.

Actualización: 833 nuevos candidatos a exoplaneta han sido incluidos hoy. Diez de ellos con un radio parecido al de la Tierra y orbitando en la zona habitable de su estrella.

20131104-224655.jpg

Y esto es solo el comienzo de 4 días de conferencias y datos. Esta misión ya se ha ganado un lugar destacado en la historia de la exploración humana. De pequeño solo conocía nueve planetas, luego ocho cuando destronaron a Plutón, ahora son miles…

Fuente: http://www.nasa.gov/mission_pages/kepler/main/index.html#.Unijcpm9LCS

Detectado el primer exoplaneta rocoso del tamaño de la Tierra

20131030-211151.jpg

Un equipo de astrónomos han encontrado el primer planeta fuera de nuestro sistema solar del tamaño de nuestra Tierra y que además tiene una composición rocosa.

El planeta ha sido bautizado como Kepler 78b y orbita a una distancia extremadamente cercana a su sol, tanto que solo tarda en completar una órbita 8,5 horas, las consecuencias podéis imaginarlas, un lugar extremadamente cálido para la vida.

El descubrimiento fue realizado en primera instancia por el telescopio espacial Kepler y ha sido confirmado por el observatorio Keck usando el método de velocidad radial, lo que permite medir la masa del planeta al saber cuanto influye gravitatoriamente sobre su estrella.

Llevamos unos cuantos exoplanetas descubiertos de tamaño similar a nuestra tierra, pero este es el primero del que hemos podido medir su masa. Gracias a Kepler tenemos su radio y gracias a Keck su masa. Con ambos datos podemos obtener otros datos como la densidad que nos habla de su composición.

20131030-222451.jpg

Es un ejemplo claro de como dos telescopios pueden asociarse para obtener más datos acerca de un exoplaneta.

El radio ha sido fijado en 1.2 veces el terrestre y la masa 1,7 veces. La densidad es la misma que la de nuestro planeta por lo que tiene una composición rocosa. El planeta está situado en la constelacion del Cisne, a unos 400 años luz.

Fuente: http://spaceref.com/exoplanets/first-earth-sized-rocky-exoplanet-found.html

El primer mapa de nubes de un exoplaneta

20130930-224901.jpg

Y aquí lo tenemos. Usando los datos del telescopio espacial Kepler y del Spitzer tenemos la primera recreación de la atmósfera de Kepler-7b un gigante gaseoso tipo Júpiter.

Las mediciones realizadas indican altas nubes en la zona oeste del planeta y cielos despejados en el este.

El telescopio Spitzer ya había participado en obtener mapas de temperaturas de exoplanetas pero esta es la primera vez que obtiene las estructuras de las nubes de otro planeta.

Es un mapa a muy baja resolución obtenido después de 3 años de observaciones, pero así y todo es increíble que podamos ver algo similar. No es una recreación de un artista o una aproximación, son datos concretos y reproducibles.

Las observaciones del Kepler en luz visible dejaban adivinar unas manchas brillantes en su parte oeste. Pero fueron las mediciones en infrarrojo del Spitzer las que dieron la pista más fiable sobre su origen. La temperatura estimada está entre 1100-1300 grados Kelvin algo “frío” para un gigante gaseoso que orbita a 0.6 unidades astronómicas de su estrella (nosotros lo hacemos a 1 UA). Esto indica que Kepler-7b refleja mucha más luz de la que recibe, lo que concuerda con el modelo de nubes altas propuesto.

La asociación de datos entre ambos telescopios dará muchas alegrías los próximos meses. Lástima del cese de operaciones del Kepler.

Fuente: http://www.nasa.gov/mission_pages/spitzer/news/spitzer20130930.html#.UkniIBZmQUU

Exoplaneta desintegrado por una llamarada de su sol

dust

Recreación de la desintegración del planeta KIC 12557548b

Los datos del telescopio espacial Kepler indican que podemos haber asistido a la desintegración de un planeta debido a una erupción solar de su estrella.

El desafortunado planeta tiene como nombre KIC 12557548b, y era uno de los objetivos marcados por el Kepler como probable exoplaneta, los llamados “objetos de interés” de los que luego salen con más mediciones los exoplanetas ya confirmados. El planeta de tipo rocoso presentaba las mediciones compatibles con un tamaño algo mayor que nuestro Mercurio.Pero en las siguientes mediciones para confirmar la presencia del pequeño mundo algo salió mal…

La cantidad de luz que el planeta bloqueaba de su estrella natal pasó de apenas un 0.2% a más de un 1.2%. Esta cantidad de luz depende del tamaño del planeta, un mundo similar a Júpiter bloqueará más luz que uno parecido a Mercurio. La variación del porcentaje sugería un cambio brusco del tamaño del planeta.

Screen-Shot-2013-09-16-at-7.30.48-PM

El cambio en la curva de luz de KIC 12557548b

Pero esa no era la única anomalía en las mediciones, la curva había cambiado su morfología, era una curva asimétrica. La luz total de la estrella disminuye de una forma constante desde el mismo momento que el planeta empieza su tránsito, tiene un tope de disminución cuando el planeta cubre totalmente el disco de la estrella y se incrementa cuando finaliza el paso. Pero en la última medición no pasó así. La tasa de disminución había cambiado, la cantidad de luz disminuía mucho más rápido en comparación con lo que se recuperaba cuando terminaba el tránsito, es decir, a la curva de luz le costaba mucho más volver a los valores normales de su estrella, algo bloqueaba la llegada de fotones a Kepler, una extensa cola de escombros procedentes del planeta.

La conclusión a la que ha llegado el equipo de científicos de la sonda es que el planeta se está evaporando, emitiendo partículas de polvo y material a lo largo de toda su órbita. La variación de la profundidad de la curva de tránsito refleja la cantidad de material que actualmente está desprendiéndose del planeta.

También se ha confirmado que la profundidad de la curva de luz varía periódicamente acorde con la rotación de su estrella, fijando una relación entre la actividad estelar y la velocidad con la que el planeta se está desintegrando.

Hace apenas unos años no podíamos ni detectar mundos fuera de nuestro propio sistema solar, ahora incluso somos capaces de ver como se desarrollan verdaderas tragedias planetarias. KIC 12557548b apenas está a unas 0.013 UA de su estrella a la que orbita una vez cada 0,6 días, muy lejos de la zona habitable de su estrella. De haber planetas más alejados potencialmente habitables tiene que haber sido un espectáculo único en su historia, el equivalente a contemplar nuestro Mercurio desintegrándose por el efecto de enormes llamaradas solares.

Fuente: arxiv.org aug 2013

Si te ha gustado el post puedes votarlo aquí

El dañado telescopio espacial Kepler puede seguir buscando exoplanetas

20130903-110808.jpg

Acaba de ser aceptado un artículo en arxiv.org donde se demuestra que el malogrado telescopio espacial Kepler, con solo 2 de sus 4 giroscopios activos, que reducen significativamente su capacidad de mantenerse estabilizado mientras estudia nuevos objetivos, podría ser capaz de detectar un tipo de exoplaneta muy concreto.

El nuevo objetivo de Kepler se centraría en la búsqueda de exoplanetas que estuvieran orbitando alrededor de la zona habitable de Enanas Blancas.

Una gran parte de enanas blancas podrían albergar planetas en sus zonas habitables. Este tipo de planetas son el mejor objetivo para detectar biomarcadores gracias al pequeño ratio existente entre el tamaño de este tipo de estrellas y los planetas de radio similiar a la Tierra.

Una vez identificados, el futuro telescopio espacial James Webb sería capaz de obtener las primeras medidas espectroscópicas de estos teóricos mundos analizando las sustancias químicas.

Un equipo de astrónomos de diferentes Universidades proponen obtener la fotometría de 104 enanas blancas al mismo tiempo, algo que no sería problema debido al gran campo de visión del Kepler.

Según sus cálculos necesitarían 200 días de tiempo de observación, estimando en 100 los exoplanetas que podrían hallarse en la zona habitable de este tipo estelar.

Con pocos días de observación y manteniendo pocos minutos el telescopio estable para obtener la curva del tránsito se podría explorar toda una zona del espacio de la que no se tiene dato alguno.

A parte de la búsqueda planetaria se podrían aprovechar los datos para profundizar en el estudio de las enanas blancas pulsátiles y su relación con la aparición de supernovas tipo Ia.

El poco tiempo que supondría al Kepler estas observaciones permitiría combinarlo con otras propuestas para aprovechar esta excelente pieza de ingeniería que tanto ha aportado a la astronomía de nuestro siglo. Y lo que puede seguir aportando.

Fuente: arxiv.org

Descubierto exoplaneta del tamaño de la Tierra… a 2700 grados Celsius en superficie

20130819-222031.jpg

Científicos del MIT han descubierto un exoplaneta del tamaño de nuestro planeta llamado Kepler 78b. El nuevo planeta orbita su estrella cada 8.5 horas, uno de los periodos orbitales más cortos detectados.

Como podéis imaginar este mundo se encuentra muy cerca de su sol, está a aproximadamente tres veces más lejos que el radio de su estrella madre. Esto tiene unas consecuencias, se estima que la superficie ronda los 3000 grados Kelvin, a estas temperaturas la superficie debe estar completamente derretida, creando un enorme océano global de lava.

Lo importante del descubrimiento es que por primera vez se ha podido captar la luz que refleja un planeta de radio tan pequeño como Kepler 78b, a pesar de estar a 700 años luz. Este espectro, una vez que se pueda analizar dará datos sobre la composición de la superficie del planeta.

También se estima que para mantenerse en una órbita tan cercana el planeta debe ser increíblemente denso, con una estructura formada en su mayoría por hierro, de otra forma las fuerzas gravitatorias de su cercana estrella lo hubieran destrozado en pedazos.

Las mediciones nos dicen que Kepler 78b está unas 40 veces más cerca de su sol de lo que Mercurio está del nuestro. La estrella es relativamente joven ya que rota unas dos veces más rápido que nuestro sol.

La importancia del descubrimiento no radica en el hecho de buscar tierras habitables, lógicamente ésta no lo es, pero es muy relevante en lo que concierne a la obtención de luz de planetas tan pequeños y la medición de su masa.

Kepler sigue dándonos alegrías, aun después de haber dejado de buscar planetas fuera de nuestro sistema solar. Y lo que queda.

Fuente: the daily galaxy

Podéis votarla en este enlace gracias :)