Ha despertado. Philae está viva

  

85 segundos de comunicaciones entre la sonda Rosetta y el módulo Philae bastaron ayer por la noche para saber que el primer emisario humano que se ha posado en un cometa había vuelto a la vida.

Siete meses después de entrar en hibernación Philae vuelve a poder mandar datos desde la superficie de 67P/Churyumov-Gerasimenko. A medida que se va acercando al Sol la luz que reciben sus paneles solares aumenta, ahora mismo producen 24 escuetos vatios de energía, suficientes para volver a funcionar. 

  
Aún se desconoce el estado en el que se encuentra sus instrumentos. Se necesitarán más comunicaciones para saber si Philae puede volver a seguir realizando ciencia, pero después del gran logro de volver a comunicarse con Rosetta ya nos esperamos cualquier cosa de este pequeño aventurero. 

Seguiremos atentos… Que bestialidad ha vuelto… Tenemos una sonda orbitando un cometa al que le faltan 50 días para llegar a su máximo acercamiento al Sol y a un pequeño módulo de 99 kilogramos en su superficie que acaba de renacer de un largo letargo… Impresionante…

Fuente: Rosetta Blog

Anuncios