¿Es nuestro sistema solar un lugar privilegiado para la vida? Llega el antropocentrismo cosmológico

20130829-152021.jpg

El antropocentrismo es la teoría que sitúa al ser humano como medida de todas las cosas.

“Así la naturaleza humana, su condición y su bienestar –entendidos como distintos y peculiares en relación a otros seres vivos– serían los únicos principios de juicio según los que deben evaluarse los demás seres y en general la organización del mundo en su conjunto”.

Esta corriente de pensamiento lleva fustigando al ser humano desde el siglo XVI (yo creo que mucho antes, pero es lo que ponen los libros). Los tiempos cambian, las mentes evolucionan y los nuevos científicos del siglo XXI se actualizan en sus doctrinas. ¿Eliminamos el antropocentrismo y el principio antrópico?. No, mejor lo extendemos a todo el universo observable y nos actualizamos ya del todo.

Últimamente abundan los artículos que defienden lo especial que es nuestro rincón del universo y la gran cantidad de leyes físicas dirigidas solamente con el propósito de que el ser humano exista.

Un equipo de científicos de la Universidad de Nueva Gales en Sydney han analizado la luz proveniente de cuásares lejanos usando datos del Very Large Telescope (VLT) y una de las conclusiones que han sacado es que una de las constantes de la naturaleza parece ser diferente en distintas partes del Cosmos, afirmando que nuestro Sistema Solar está situado en una zona del Universo que es propicia para la aparición de la vida.

20130829-152256.jpg

La suposición de que una de las constantes de la naturaleza cambia según en el lugar del Cosmos donde nos encontremos va en contra del principio de equivalencia de Einstein y el principio cosmológico que defiende que las leyes de la física son iguales en todos los lugares del Universo.

Lo que se ha encontrado tiene que ver con la constante de estructura fina, una constante física fundamental que caracteriza la fuerza de la interacción electromagnética.

Según John Webb “el hallazgo es una verdadera sorpresa para todos”. Los cambios en esta constante parecen tener una orientación, creando una especie de “eje” que atraviesa el Universo.

“Después de medir alfa (valor de la constante) en 300 galaxias distantes el valor no es el mismo que el obtenido en la Tierra” dice Webb.

“Las implicaciones para nuestro entendimiento de la ciencia serían muy profundas. Si los valores de las leyes físicas pasan a ser locales en vez de generales, significaría que nuestro lugar en el Universo favorece la presencia del ser humano” sigue explicando Webb. “Si estos resultados se verifican claramente necesitamos nuevas teorías de la física que los expliquen”, martillea en mi mente Webb, digo… continua diciendo Webb.

Como defendemos el método científico hay que decir que estos resultados ya se obtuvieron con el telescopio Keck en Hawaii. Los datos sugieren que el valor de alfa es ligeramente menor cuando la luz del cuásar fue emitida, hace 12.000 millones de años, que el valor que actualmente podemos medir en nuestros laboratorios terrestres si usamos los datos del telescopio Keck situado en el hemisferio norte. Ese mismo valor es ligeramente mayor que el obtenido en la Tierra cuando los datos provienen del VLT, situado en el hemisferio sur.

20130829-152644.jpg

Cada hemisferio mira hacia un lado opuesto del universo observable. Si los valores obtenidos por ambos telescopios fueran iguales significaría que la constante no varía miremos donde miremos. La existencia de una variación mínima de menos de una parte en cada 100.000 es la raíz del problema, el universo parece tener un alfa mayor en una dirección y una menor en otra.

La Tierra parece situada en algún punto medio de esta gradación, un sitio donde la fuerza de la interacción electromagnética permite las reacciones químicas tal como las conocemos (un crecimiento de alfa de solo un 4%, por ejemplo, no permitiría a las estrellas formar carbono impidiendo que existiera toda nuestra base estructural).

Y vosotros os preguntaréis, ¿cuánto tiempo más va a seguir escribiendo estos resultados y va a perder los modales? Pues ya.

Los resultados hay que ponerlos porque ahí están, son fruto de una investigación desde 2011 y la ciencia se basa en mediciones, y si tienen razón pues yo cojo cierro el blog y sigo con mis quehaceres normales (que varias entradas a la semana durante casi dos años lleva su trabajo, además si hay un poco de suerte no sé si podré mantener este ritmo dentro de un tiempo).

Pero varias datos acuden a mi mente que pueden hacerme sospechar que los datos simplemente son incorrectos. Son cientos (sino miles) los experimentos que han confirmado las teorías de Einstein acerca del principio de equivalencia. Si es verdad que solo en nuestra parte del universo las reacciones químicas son viables ¿qué hacen nuestros radiotelescopios detectando carbono, azúcares y hasta ron en diferentes puntos del cosmos?. ¿Qué hacen todos esos sistemas planetarios orbitando alrededor de todo tipo imaginable de estrellas?, (hasta se forman sin estrellas oye). ¿Qué hacen algunos telescopios detectando en la luz que obtienen de las atmósferas de esos planetas patrones compatibles con la existencia de metano y de silicio?

¿Todas esas mediciones son incorrectas? ¿O puede haber algún factor que hayan pasado por alto a la hora de medir la constante de estructura fina?

Somos una especie única y maravillosamente extraña. Millones de factores han concurrido para que existamos. No hay duda de eso. Pero cuanto más conocemos del universo que nos rodea menos dudas tenemos que esta excepcional singularidad, que es la vida, se repite una y otra vez en todos los lugares del cosmos donde tiene la más mínima oportunidad.

El antropocentrismo tiene una tratamiento muy simple, el tiempo.

“No se si existen o no, pero es todo caso, el Universo es enorme. Y si solo estamos nosotros… ¡¡Cuanto espacio desaprovechado!!” (Contact, Carl Sagan)

Si has llegado hasta el final y te ha gustado la entrada puedes votarla aquí.

Descubierta la estrella más parecida al Sol hasta la fecha

20130828-120845.jpg

La estrella conocida como HIP 102152 es el astro más parecido a nuestro Sol en masa, temperatura, gravedad en superficie, microturbulencias y metalicidad.

El estudio realizado por científicos del ESO es el más profundo y preciso realizado de la que llaman “gemela del Sol” situada a 250 años luz de nuestro planeta.

El equipo asume que estrellas tan parecidas se han formado bajo similares condiciones y desde gases con similar composición y que pueden haber formado los mismos discos de formación protoplanetaria a su alrededor.

Estos datos convierten a HIP 102152 en un potencial objetivo a la hora de buscar planetas de tipo terrestres cercanos a la estrella. Los cálculos realizados con en el Very Large Telescope (VLT) de la Agencia Espacial Europea, predicen que no existen planetas gigantes al menos en el equivalente de 2 UA (unidades astronómicas), esto deja un espacio cercano al astro para el desarrollo de planetas rocosos en la zona habitable de HIP 102152.

La edad del astro es ligeramente superior a nuestro sol, unos 3.600 millones de años mayor, lo que hace de la estrella un candidato ideal para estudiar lo que puede ser nuestro Sol en un futuro.

Como se ha predicho en varios modelos de nuestro astro, el litio ha desaparecido casi por completo del espectro que emite la estrella. El resto de parámetros son muy similares, hasta 21 elementos son casi idénticos a nuestro Sol, solo 54 grados Kelvin más frío, es realmente hermano mayor de nuestro sol, un laboratorio de pruebas sin precio.

20130829-122159.jpg
Texto completo en arxiv “High Precision Abundances of the Old Solar Twin HIP 102152: Insights on Li Depletion from the Oldest Sun” (pdf)

<

Descubren agua de origen magmático en la Luna

20130827-184525.jpg

Se ha detectado agua magmática, proveniente del interior de la Luna, en superficie.

Este hallazgo representa la primera detección de este tipo de agua a partir de datos de la sonda M3 (Moon Mineralogy Mapper) de la Nasa.

El lugar del descubrimiento es el cráter Bullialdus (cuyo imagen del monte central abre el post) y ha supuesto una sorpresa para el equipo de científicos de la sonda. Solo desde hace 5 años se sabe que el interior de nuestro satélite no estaba tan seco como se pensaba desde la época del Apolo.

El agua superficial detectada no da ninguna pista sobre el agua magmática que existe en la corteza lunar y en el manto, pero si que ayudan a comprender como se origina y los lugares donde puede localizarse. Las rocas del pico central del cráter son del tipo conocido como noritas que usualmente cristalizan cuando el magma asciende desde el interior.

Los datos de la M3 han identificado una cantidad mayor de hidroxilo comparado con los alrededores. Este hidroxilo proviene de los minerales que fueron excavados con el impacto que formó el cráter.

El hallazgo confirma lo que nuevas técnicas aplicadas sobre las rocas traídas por las misiones Apolo encontraron 43 años después de ser traidas a la Tierra, las rocas contenían agua.

Entender y conocer la composición de este tipo de agua ayudaría a entender cómo se formo la Luna y cómo los procesos volcánicos cambiaron su superficie.

Imagen del cráter Bullialdus y su elevación central en alta resolución (clic para ampliar)

20130827-190143.jpg

Fuente: science daily

Lo que nos cuenta nuestro planeta acerca de la vida en el Universo

DNA

La astrobiología es la ciencia que estudia la vida en otros mundos, su rango de estudio es amplio y fascinante. Organismos capaces de sobrevivir a altísimas dosis de radiación, formas de vida que no utilicen el carbono como base estructural, seres vivos utilizando longitudes de onda cercanas al infrarrojo para fabricar sus propios nutrientes… Todo un amplio abanico de posibilidades que podamos imaginar y un más amplio cajón con miles de esos abanicos de posibilidades que ni siquiera podemos llegar a sospechar.

Todo esto solo tiene un pequeño problema, aún no hay nada que estudiar. El único ejemplo que tenemos de vida reside en nuestro planeta de origen, cualquier intento de ir un poco más allá son proyecciones de lo que ya conocemos. Intentamos construir modelos de seres vivos adaptando los ejemplos ya existentes a nuevas condiciones medio ambientales con mayor o menor presión atmosférica, diferentes componentes químicos usados tanto para la estructura de esos seres vivos como para la obtención de nutrientes, diferentes fuentes de energía como las que pueden proveer, por ejemplo, una cercana enana roja con una luminosidad hasta el 60% menor que nuestro sol (el tipo estelar con exoplanetas más frecuente de nuestra galaxia) y miles de variables más.

Mientras se acerca el esperado momento de tener una segunda opinión sobre la forma en que el cosmos interpreta la vida, hay muchas conclusiones que pueden sacarse de la que ya conocemos. Esas conclusiones puede que sean extensibles a otras localizaciones o puede que no.

En concreto Adam Frank, profesor de física y astronomía en la Universidad de Rochester, reflexiona acerca de un aspecto que si que puede ser extendible a otros planetas. Habla sobre la posibilidad de cuantificar las probabilidades de que un organismo desarrolle algún tipo de inteligencia.

Dejando a un lado si otras formas de vida están basadas en el carbono, si tienen una secuencia de nucleótidos como nuestro ADN o si respiran oxígeno, lo cierto es que cada planeta solo tiene una estrecha franja en el tiempo cosmológico en el que es habitable, sus soles incrementan su temperatura de una manera más rápida o más lenta, ninguna estrella mantiene su zona de habitabilidad por siempre, las estrellas nacen y mueren.

La tierra no escapa a este axioma, las estimaciones actuales nos hablan de unos 1000 millones de años antes de que el planeta se vuelva demasiado caliente como para soportar vida, la vida empezó hace unos 4000 millones de años, la conclusión es clara, estamos “al final” de nuestro periodo habitable (que no cunda el pánico que en 1000 millones da tiempo a hacer muchas cosas).

“Estos datos sirven para hacer ciertos cálculos acerca de que la vida adquiera inteligencia. La Tierra tiene unos 4500 millones de años, las formas más primitivas de vida no surgieron hasta hace unos 3700 millones de años, estos números nos indican que, al menos en el caso de la Tierra, no fue muy complicado el hecho de que apareciera la vida, lo que realmente costó fue la aparición de la inteligencia humana” cita el blog de Adam Frank.

20130827-113945.jpg

Y hasta aquí cito. Estoy de acuerdo con que cada mundo puede tener su ventana de tiempo para “intentar” formar vida, es lógico pensar que cada planeta depende totalmente de su estrella para poder reunir las condiciones necesarias para la habitabilidad. Pero creo que es un error extrapolar las fechas en las que surgió la vida en la Tierra y en las que empezó a atisbarse cierta inteligencia (yo aún no veo mucha) a otros mundos para deducir que la vida es un proceso que puede ser común en el cosmos pero no así seres vivos más complejos capaces de ser conscientes de sí mismos y de desarrollar ciertas habilidades cognitivas.

Volvemos a un error de tipo antropocéntrico, solo que un poco más evolucionado del que cometíamos en la Edad Media. Ya no podemos pensar que la Tierra es el centro del universo (hay millones de mediciones, imágenes y datos que no permiten ni empezar a discutirlo), pero si podemos aplicar ese “egoísmo antropocéntrico” que tanto nos gusta a otras conclusiones. La diferencia de tiempo entre la formación del planeta Tierra y la aparición de la vida en el planeta Tierra es un hecho que concierne solo y exclusivamente a las condiciones que se dieron en el planeta Tierra, son millones los factores que se vieron implicados y no creo que puedan generalizarse para otros sistemas.

Lo que aquí costó 800 millones de años en otro planeta pudo solo generarse en 400, o quizás 2000 millones de años, o quizás nunca. Los pasos necesarios para que yo esté escribiendo este post quizás en otro lugar costaron mucho más o quizás nunca llegaron.

La conclusión a la que llegan en el escrito es que “las formas simples de vidas son comunes; la vida inteligente es escasa”, mi humilde e inexperta opinión es que acabamos de empezar con una rama de la ciencia extraordinariamente apasionante como es la astrobiología, quizás la conclusión sea cierta, sería lógico pensarlo, en nuestro sistema solar por ahora solo conocemos un tipo de vida (tampoco nos hemos molestado en buscar más de forma seria), pero si algo hemos aprendido en nuestra corta evolución como especie es que cada vez que soltamos una verdad incontestable, a los pocos siglos nos la tenemos que tragar, de ser el centro del universo a tener centenares de exoplanetas orbitando a lo largo y ancho de toda la Vía Láctea hay un largo camino de humillaciones.

No cometamos el mismo error ahora. El tiempo en encontrar vida fuera de nuestro planeta será mucho más largo si partimos con prejuicios. Veo muy difícil encontrar una colonia de E.Coli en una piedra de Titán o un hongo adherido a una placa de hielo en Europa. Si vamos con un instrumento capaz de encontrar ADN quizás lleguemos a la conclusión de que no existe vida mas que en nuestro pequeña bola azul,… o quizás no.

Nuestro planeta cuenta solo una historia dentro de la enorme enciclopedia de la vida en el universo. Habrá historias parecidas a la nuestra y otras totalmente diferentes.

Sea de una manera o de otra se avecinan tiempos muy interesantes.

Enorme erupción volcánica en Io (Júpiter) el 15 de Agosto

IoMoonVolcano

Imagen de archivo de Io

Una gran erupción volcánica en Io (una de las lunas de Júpiter) podría haber sido detectada desde el telescopio Keck II en Mauna Kea el día 15 de Agosto. El Dr. Imke de Pater se encontraba realizando mediciones de el lugar con más actividad del Sistema Solar cuando se dió cuenta que algo aparentemente grande estaba pasando en Io.

Según Pater es una de las mayores erupciones registradas en esta luna, cubriendo al menos un área de 30 kilómetros cuadrados. La localización del evento es en el área conocida como Rarog Patera, sitio que hasta ahora no se consideraba como volcánicamente activo.

Las mediciones siguen en este momento ya que este tipo de erupciones puede durar desde días hasta meses, no se sabe el tiempo que puede estar activa. Lo que si está claro es que es un evento de gran magnitud.

No se han publicado ningún tipo de datos o imágenes al respecto, el equipo sigue recogiendo datos. Si publican algo (o se filtra) estará en el blog como actualización.

Emisiones térmicas de las erupciones en Io

Emisiones térmicas de las erupciones en Io

Io_map_regio_labeled

Mapa de Io

Nueva tecnología dobla la nitidez de las imágenes del Hubble en telescopios terrestres

20130822-180930.jpg

Usando una nueva cámara y un espejo que vibra cientos de veces por segundo para corregir el parpadeo que provoca la atmósfera, astrónomos de la Universidad de Arizona han desarrollado una tecnología que consigue las imágenes más claras del universo obtenidas hasta ahora.

Se han necesitado 20 años para desarrollar este ingenio que está siendo probado en el telescopio Magallanes en Chile.

Según palabras del profesor Laird Close, “podemos hacer, por primera vez, largas exposiciones de objetos con solo 0.02 arcosegundos, el equivalente de una moneda de 10 centavos situada a cien millas de distancia”

Hasta ahora los grandes telescopios podían obtener las imágenes más claras solo en la zona de los infrarrojos, la nueva cámara dobla la nitidez que hasta ahora se podía obtener en espectro visible.

Las nuevas imágenes son, al menos, el doble de nítidas que las que obtiene actualmente el telescopio espacial Hubble, hasta ahora el principal referente en este tipo de imágenes.

Para evitar las turbulencias atmosféricas que tanto limitaban los telescopios en superficie, el equipo de Close ha desarrollado un sistema de óptica adaptativa consistente en un fino espejo curvado, de solo 1/16 de pulgada de espesor, que flota en un campo magnético situado a unos nueve metros del espejo primario.

Este espejo llamado ASM (adaptative Secondary Mirror) puede cambiar su forma en 585 puntos de su superficie mil veces por segundo, contrarrestando la distorsión que crea nuestra atmósfera. Es casi como tener un telescopio en superficie situado en la órbita de la Tierra.

El nuevo sistema llamado MagAO por “Magellan Adaptive Optics”, ha realizado ya algunos descubrimientos importantes publicados hoy en el Astrophisical Journal. El telescopio apuntó a la nebulosa de Orión para sus primeras observaciones y lograron fotografiar, por primera vez en el espectro visible, el sistema binario Theta 1 Ori C, cuyas estrellas solo están separadas por una distancia equivalente a la que hay entre la Tierra y Urano, algo impensable para un telescopio terrestre.

20130822-184856.jpg

20130823-104908.jpg

Otros resultados obtenidos han arrojado luz sobre otros interrogantes como la formación de discos protoplanetarios en lugares como la nebulosa de Orión, verdaderos criaderos estelares. La capacidad de la nueva lente permite ver detalles nunca vistos antes.

Se inicia una nueva era para los telscopios en superficie.

Fuente: phys.org

El mundo saludó a la sonda Cassini mientras nos fotografiaba desde Saturno

20130821-222830.jpg

La NASA acaba de liberar una composición de alrededor de 1400 imágenes de gente que se fotografió así misma mientras la sonda Cassini giraba sus cámaras para buscar un pequeño punto azul pálido.

Las imágenes provienen de 40 países distintos, la humanidad posó para el retrato.

La fotocomposición está disponible en la página oficial del JPL y en la de la NASA

Los 10 exoplanetas más parecidos a la Tierra [video]

Vídeo donde se detallan de forma gráfica los 10 mundos con mayor probabilidad de ser habitables. Los datos incluyen distancia a la tierra, periodo orbital alrededor de su estrella, temperatura de la superficie e índice de semejanza con nuestro planeta.

No hay que decir que esta lista va aumentando cada día que pasa. En unos pocos años entrar en el top ten será una tarea difícil.

Si queréis más información os dejo un excelente enlace al Planetary Habitability Laboratory

Podéis ayudar a difundir el post votando aquí

Descubierto exoplaneta del tamaño de la Tierra… a 2700 grados Celsius en superficie

20130819-222031.jpg

Científicos del MIT han descubierto un exoplaneta del tamaño de nuestro planeta llamado Kepler 78b. El nuevo planeta orbita su estrella cada 8.5 horas, uno de los periodos orbitales más cortos detectados.

Como podéis imaginar este mundo se encuentra muy cerca de su sol, está a aproximadamente tres veces más lejos que el radio de su estrella madre. Esto tiene unas consecuencias, se estima que la superficie ronda los 3000 grados Kelvin, a estas temperaturas la superficie debe estar completamente derretida, creando un enorme océano global de lava.

Lo importante del descubrimiento es que por primera vez se ha podido captar la luz que refleja un planeta de radio tan pequeño como Kepler 78b, a pesar de estar a 700 años luz. Este espectro, una vez que se pueda analizar dará datos sobre la composición de la superficie del planeta.

También se estima que para mantenerse en una órbita tan cercana el planeta debe ser increíblemente denso, con una estructura formada en su mayoría por hierro, de otra forma las fuerzas gravitatorias de su cercana estrella lo hubieran destrozado en pedazos.

Las mediciones nos dicen que Kepler 78b está unas 40 veces más cerca de su sol de lo que Mercurio está del nuestro. La estrella es relativamente joven ya que rota unas dos veces más rápido que nuestro sol.

La importancia del descubrimiento no radica en el hecho de buscar tierras habitables, lógicamente ésta no lo es, pero es muy relevante en lo que concierne a la obtención de luz de planetas tan pequeños y la medición de su masa.

Kepler sigue dándonos alegrías, aun después de haber dejado de buscar planetas fuera de nuestro sistema solar. Y lo que queda.

Fuente: the daily galaxy

Podéis votarla en este enlace gracias 🙂

Curiosity filma por primera vez a Fobos pasando por delante de Deimos

Fobos, la mayor de las lunas de Marte, pasa por delante de la pequeña Deimos en esta secuencia de imágenes captada en la noche marciana por el rover Curiosity.

Es la primera vez que se obtienen imágenes de este singular eclipse.

Los grandes cráteres de Fobos son claramente visibles desde la superficie marciana. Las imágenes fueron grabadas el 1 de Agosto por la Mastcam del Curiosity.

A pesar de que Fobos tiene un diámetro de aproximadamente el 1% de nuestra luna, orbita a una distancia mucho más cercana. Vista desde la superficie marciana Fobos se observa como la mitad del diámetro de como nosotros observamos nuestra luna.

Fuente: nasa jpl news

Podéis ayudar a difundir el post votándolo aquí