Puede haber un planeta del tamaño de la Tierra en la zona de habitabilidad de Próxima Centauri 

Imagen de Próxima Centauri tomada por el Hubble (NASA/HUBBLE/JPL)


Ayer el diario Der Spiegel lanzaba una escueta nota donde se aseguraba que a finales de este mismo mes se daría a conocer el descubrimiento de un planeta del tamaño de la Tierra orbitando en la zona de habitabilidad de la estrella más cercana al Sol, Próxima Centauri. 

El descubrimiento del santo grial de los exoplanetas habría sido realizado por el observatorio de La Silla del European Southern Observatory (ESO) tras un trabajo exhaustivo de búsqueda, según el diario. 

Ahora mismo nadie confirma nada y no ha salido ningún paper relacionado con lo que sería la noticia astronómica del año… un planeta del tamaño de la Tierra orbitando en la zona de habitabilidad de Próxima Centauri, una distancia a su sol que permitiría la existencia de agua en superficie, y todo esto a 4.2 años-luz de nuestro planeta, en la estrella más cercana a nuestro sistema solar. 

Esquema de las distancias desde nuestro sol hasta Próxima Centauri

Si miramos el gráfico de arriba podemos observar que, aunque se confirmara la existencia del exoplaneta, tenemos un problema. 

El Voyager 1 lleva desde 1977 viajando hacia las afueras del sistema solar, es la nave espacial más alejada de la Tierra en estos momentos y aún todo eso sólo se encuentra a 135 UA (Unidades Astronómicas) en el límite de nuestro sistema, quedándole unos 300 años para llegar a la nube de Oort. Si miramos el esquema y la distancia a Próxima vemos que la distancia, a día de hoy, es insalvable. 

Los vecinos estelares de nuestro sol


Aún así la existencia de un planeta potencialmente habitable en nuestro vecindario cósmico sería una noticia de gran repercusión. 

Sería un candidato ideal para ser estudiado por el futuro telescopio espacial James Webb, el cuál podría escudriñar su posible atmósfera en búsqueda de biomarcadores, el observatorio Alma podría intentar obtener una imagen directa, Plato (el sustituto del telescopio espacial Kepler) observar su órbita hasta la saciedad…

La pregunta que nos viene a muchos a la cabeza es la siguiente, si alguno de estos instrumentos obtuviera algún dato que indicara la probable existencia de vida en la actualidad ¿qué haría la humanidad?, ¿se lanzaría hacia el mayor viaje de descubrimiento de toda su historia? ¿Iniciaría la investigación de nuevas formas de propulsión que acortaran la duración del viaje? ¿Avanzaría en el conocimiento de nuevas técnicas de soporte vital en viajes de larga duración? ¿Aunaría esfuerzos para una empresa de colosales dimensiones?… O ¿seguiría invirtiendo todos sus recursos en conseguir una efectiva y temprana autoaniquilación antes de conseguir convertirse en una especie interestelar?

Ahora mismo no me obliguéis a decir lo que pienso… 

Esperaremos al anuncio (si es que se produce) por parte del ESO, recordemos que ya se especuló con la existencia de un exoplaneta alrededor de Próxima Centauri hace unos años, pero la falta de confirmaciones posteriores hizo que el exoplaneta simplemente desapareciera de nuestros catálogos. 

Esperemos que esta vez no pase lo mismo… 

Fuente: Der Spiegel

Y así es cómo se ve un planeta situado a 1.200 años luz

CVSO 30c posando al lado de su estrella a 1.200 años luz de nuestro planeta según se mira hacia la constelación de Orion (VLT /ESO)

Ese pequeño punto de color marrón situado a la izquierda de la azulada estrella CVSO es un planeta captado directamente por el VLT (Very Large Telescope) situado en Chile. 

Aún no consigo creerme que este tipo de fotos sean reales, mi mente no puede entender como se puede captar la débil luz que refleja un mundo situado 280 veces más lejos de lo que alfa-centauri está situada de la Tierra. 

CVSO 30c es un exoplaneta que permanece pendiente de confirmación (es decir necesita más observaciones para ser considerado un planeta situado fuera de nuestro sistema solar), en ese mismo sistema ya existe un exoplaneta confirmado por el método del tránsito llamado CVSO 30b, orbitando cada 11 horas su estrella madre, a una distancia de apenas 0.008 UA (unidades astronómicas). 

CVSO 30c podría ser un gigante gaseoso situado a 660 UA de su sol al que orbita una vez cada 27.000 años. Un planeta muy alejado de su estrella (Plutón, por ejemplo orbita a 39 UA del Sol), una distancia que favorece su detección por imagen directa, de otra forma el brillo de su sol haría imposible percibir su existencia. 

A medida que nuestra tecnología vaya mejorando podremos captar planetas cada vez más cercanos a su estrella y más pequeños en tamaño. Los próximos años van a ser increíbles para este tipo de detección exoplanetaria, pero mientras tanto el simple hecho de poder admirar la foto que abre el post me parece un logro descomunal. 

La primera detección de la atmósfera de una supertierra

Recreación artistíca del exoplaneta 55 Cancri e (Nasa/Hubble)

El instrumento WFC3 del telescopio Hubble ha conseguido, por primera vez, analizar la composición de la atmósfera del tipo más común de exoplanetas, una supertierra.

El exoplaneta es 55 Cancri e, un planeta con 8 veces la masa de la nuestro planeta, que orbita alrededor de la estrella 55 Cancri a 40 años luz de nuestro sol.

La atmósfera está compuesta, principalmente de hidrógeno y helio, ni un solo rastro de vapor de agua, algo que concuerda con lo que sabemos de ese planeta. Está situado demasiado cerca de su estrella, su órbita dura solo 18 horas y las temperaturas en superficie pueden llegar a los 2000 grados centígrados. 

Uno de los datos que sorprenden es el hallazgo de cianuro de hidrógeno, un gas que podría indicar que la superficie del planeta es rica en carbono. Aunque este hecho deberá ser confirmado por la próxima generación de telescopios. 

El primer paso está dado. Empezamos a ver la composición de otras atmósferas en planetas cada vez más pequeños. El James Webb nos va a dar muchas sorpresas…

Fuente: 

  – Arxiv.org

Imágenes directas de un exoplaneta en movimiento alrededor de su estrella situada a 60 años luz. 

watchingane2x

Beta pictoris b en orbita alrededor de su estrella (si no se repite el gif pincha en la imagen)


Las imágenes directas de planetas fuera de nuestro sistema solar son difíciles de conseguir, el brillo de la estrella madre suele ocultar por completo la débil imagen que nos llega de algún planeta que la orbite.

La cámara GPI del Gemini South Telescope ha dado un paso más en esta bella disciplina, la animación que estamos contemplando es, ni más ni menos, que el exoplaneta Beta Pic b orbitando a la estrella Beta Pictoris, el seguimiento de la órbita de un planeta situado a 60 años luz de nuestro planeta…

La animación es el resultado de una serie de imágenes capturadas entre Noviembre de 2013 y Abril de 2015 y se han convertido en la mejor vista del movimiento de un planeta extrasolar que tenemos hasta la fecha.

 

Recreación artística de Beta pictoris b

Beta Pic b fue descubierto en 2008 y es un gigante gaseoso de entre 10 y 20 masas jovianas. Orbita su estrella a una distancia equivalente a la de nuestro Saturno, lo que estamos presenciando son 1.5 años dentro de los 22 que tarda el planeta en dar una vuelta completa a Beta Pictoris.
Son 60 años luz de distancia y aun así podemos observar la órbita del planeta alrededor de su estrella, es algo inimaginable solo hace unos años, el avance en la precisión de estos instrumentos nos permite ser muy optimistas en un futuro no muy lejano. Todo lo referente a exoplanetas está comenzando ahora, pero va a velocidad de vértigo…

La belleza de un solo pixel (el exoplaneta más pequeño captado por observación directa)

imagen directa del sistema 51 Eridani

De vez en cuando mis retinas, cada vez más cansadas, alzan la vista al monitor y ven algo que les hace detenerse durante unos largos y preciosos minutos. 

Una imagen puede ser bella por muchos y variados motivos. No hay un canon establecido, cada uno marca el suyo…

En la imagen que abre el post hay un diminuto punto marcado con la letra b, unos pocos píxeles en la parte inferior de la foto. Ese pequeño punto amarillento es 51 Eridani b, y es el planeta de menor tamaño jamás captado por observación directa. 

Los exoplanetas detectados por observación directa son muy pocos, el brillo de su estrella suele ocultar cualquier rastro que puedan dejar en nuestros más potentes telescopios. Pero, de vez en cuando, planetas de tamaños muy superiores a nuestro Júpiter y que se encuentran en órbitas muy alejadas son descubiertos mediante esta técnica. 

  

51 Eridani b
posee el doble de la masa de Júpiter y orbita a su estrella unas 13 veces más lejos de lo que lo hace nuestro planeta del sol, más o menos el equivalente de orbitar entre Saturno y Urano. 

La cámara GPI del observatorio Gemini ha pulverizado varios récords con este hallazgo, no solo es el planeta detectado por imagen directa con más parecido a alguno de los que se encuentran en nuestro sistema solar, también estamos ante la detección más elevada de metano en la atmósfera de un planeta fuera de nuestro vecindario, concretamente a 100 años luz de nuestro sol. 

La cámara GPI está demostrando una impresionante capacidad para analizar la luz procedente de otros exoplanetas, la misión recibe el nombre de GPI Exoplanet Survey (GPIES) y está diseñada para analizar 600 estrellas en los próximos años. 

Aún queda muy lejos para nuestra tecnología el poder detectar, de manera directa, un exoplaneta de masa terrestre y órbita cercana a su sol, pero vamos dando pequeños pasos. Las imágenes y los datos espectroscópicos de 51 Eridani b nos hablan de un planeta joven (su estrella solo tiene 20 millones de años de edad), en plena formación y con una atmósfera relativamente fría para ser un planeta joviano (unos 430 grados celsius). Todos estos datos servirán para entender mejor como se formaron nuestros propios gigantes gaseosos, de hecho, estas imágenes no solo sirven para formular teorías… estamos viendo como se forman…

Fuente: Gemini news

El telescopio Spitzer descubre un exoplaneta a 13.000 años luz de la Tierra

Localización del nuevo exoplaneta

El observatorio  espacial de la Nasa ha descubierto uno de los exoplanetas más lejanos conocidos hasta la fecha. Está situado cerca del centro de nuestra galaxia a casi 13.000 años luz de nuestro Sol. 

Para detectarlo ha usado una técnica conocida como “microlente”, una estrella pasa por delante de otra situada mucho más lejos, la primera actua como una lente para magnificar el brillo de la segunda, si la más lejana tiene un planeta orbitando a su alrededor podemos ser capaces de ver la disminución que provoca su tránsito. 

Los astrónomos están utilizando este método como única manera de localizar planetas a decenas de miles de años luz, planetas de estrellas cercanas al núcleo de la vía láctea donde la mayor densidad estelar permite que estos efectos de microlente sean mucho más comunes. 

Gráfico sobre como encuentra planetas el telescopio Spitzer

Este tipo de hallazgos ayudará a conocer si la formación de planetas es común en las zonas centrales de la galaxia o si bien es un fenómeno más predominante de estrellas que residen en la periferia como nuestro sol. Por lo que vamos descubriendo (ya se acercan a 30 los exoplanetas cercanos al centro galáctico) parece que los sistemas planetarios son también frecuentes incluso en lugares donde la densidad estelar podría evitar su formación. 

Fuente: Nasa news

 

El telescopio espacial Kepler renace de sus cenizas y vuelve a descubrir otro exoplaneta

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/b01/27568686/files/2014/12/img_6627.jpg

Desde hace más de un año que no sabíamos nada acerca de una de las misiones más emblemáticas y productivas de los últimos años. Era verano del 2013 cuando el telescopio espacial Kepler dejaba de funcionar debido a un nuevo problema con uno de sus giroscopios. El “cazador de planetas” perdía la habilidad de apuntar con precisión a las estrellas candidatas de albergar planetas, era el fin de una misión que había cambiado la forma de mirar el cosmos para siempre.

Pero hoy ha vuelto a la vida… Usando una nueva técnica que trata de aprovechar el viento solar para estabilizar al telescopio se ha encontrado ni más ni menos que un exoplaneta algo mayor que nuestra Tierra, una supertierra.

El nuevo exoplaneta ha recibido el nombre de HIP 116454b, es 2,5 veces el tamaño de la Tierra y 12 veces más masivo. Orbita su estrella cada 9 días y la distancia a nuestro sol es de 180 años luz.

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/b01/27568686/files/2014/12/img_6628.jpg

Kepler necesitaba al menos tres giroscopios para mantenerse estabilizado mientras apuntaba a la estrella elegida. Tras el fallo de dos de sus cuatro ruedas el telescopio no podía mantenerse el suficiente tiempo apuntando a un lejano sol para poder observar una disminución en su brillo cuando el exoplaneta bloqueaba su luz.

La infografía justo encima del anterior párrafo muestra el nuevo aliado que han encontrado los técnicos de la misión. El viento solar ayuda a estabilizar el telescopio, no tiene la misma precisión que con los giroscopios pero los resultados comienzan a llegar, y el estreno ha sido exitoso debido al pequeño radio del planeta hallado.

La misión K2, como se ha denominado a esta nueva segunda vida de Kepler, se extenderá hasta 2016 y también podrá observar supernovas y cúmulos estelares.

Bienvenido de nuevo Kepler, te echábamos de menos…

La Nasa encuentra un exoplaneta con cielos claros y vapor de agua

IMG_4543.JPG

Tres telescopios de la Nasa han servido a astrónomos para escrutar la atmósfera de un planeta del tamaño de Neptuno fuera de nuestro Sistema Solar.

Los telescopios usados han sido el Hubble, el telescopio espacial Spitzer y el famoso cazaplanetas Kepler. Hasta la fecha es el exoplaneta más pequeño donde se han podido caracterizar moléculas de la atmósfera.

El planeta recibe el nombre de HAT-P-11b, y está situado a 120 años luz de la Tierra en la constelación del Cisne. Tarda solo 5 días en dar una órbita a su estrella y sus cielos despejados han permitido identificar moleculas de vapor de agua en su atmósfera.

IMG_4544.JPG

No es el primer planeta en el que se halla vapor de agua aunque si el más pequeño en el que se ha encontrado. Los grandes exoplanetas de varias veces el tamaño de nuestro Júpiter son los más indicados para rastrear en busca de elementos. El reto está en ir consiguiendolo en exoplanetas con tamaños cada vez más reducido.

En el nuevo estudio se ha usado la cámara Wide Field del Hubble y una técnica llamada transmisión por espectroscopia, en la cual un planeta es observado cuando cruza por delante de su estrella. La luz del astro se filtra a través de la atmósfera del exoplaneta y si moléculas como el agua están presentes absorben parte del luz estelar dejando una huella que pueden captar nuestros telescopios. Estos datos se unen a los aportados por el Kepler en la franja de la luz visible y el Spitzer en la infrarroja.

El reto de los próximos años consistirá en poder encontrar moléculas en planetas cada vez más pequeños, con radios parecidos al de la Tierra. Y de paso que estén orbitando en la zona habitable de sus sistemas.

La nueva generación de telescopios promete dar un vuelco a nuestra comprensión del Universo.

Fuente: Nasa news

Nota: ya se puede votar al blog en la sección de ciencias de los premios bitácoras 2014. Solo pincha este enlace e identificate con tu cuenta de facebook o twitter (mejor en los botones de arriba a la derecha). Gracias!!!

Primera medición de la velocidad de rotación de un exoplaneta

20140430-235839.jpg

El VLT (Very Large Telescope) ha medido, por primera vez, la velocidad de rotación de un exoplaneta.

El hallazgo ha permitido conocer que la duración del día de Beta Pictoris b es de solo 8 horas. Su ecuador se mueve a una velocidad de 100.000 kilómetros por hora. Nuestro planeta apenas rota a una velocidad de 1.700 kilómetros por hora y Júpiter lo hace a 47.000 kilómetros hora.

20140430-232547.jpg

El planeta se encuentra a 63 años luz de nosotros, orbitando la estrella Beta Pictoris (visible a simple vista desde la Tierra). Orbita a su estrella anfitriona a una distancia de solo ocho veces la distancia que nos separa del Sol y y tiene el honor de ser el exoplaneta más cercano a su estrella captado en imágenes directas.

El planeta es relativamente jóven, apenas 20 millones de años de edad, ahora mismo es 16 veces mayor que nuestro planeta, pero se espera que a medida que se enfríe vaya disminuyendo su tamaño (lo que aumentará, más aún, su velocidad de rotación).

Para medir la rotación se ha usado una técnica llamada espectroscopía de alta dispersión para dividir la luz en los colores que la forman. Según los autores “hemos medido las longitudes de onda de la radiación emitida por el planeta con una precisión de una parte entre cien mil, lo que hace las mediciones sensibles a los efectos Doppler que pueden revelar la velocidad de los objetos emisores. Utilizando esta técnica nos encontramos con que diferentes partes de la superficie del planeta se acercan o se alejan de nosotros a diferentes velocidades, lo cual sólo puede significar que el planeta gira alrededor de su eje”.

Con el futuro telescopio E-ELT se podrá aumentar la precisión de estas mediciones hasta el punto de llegar a realizar mapas globales de planetas alejados millones de años luz de nosotros.

Fuente: eso news

Descubierto un planeta del tamaño de la Tierra en la zona habitable de su estrella

20140418-044736.jpg

Entre los datos que quedan por analizar de los obtenidos por el telescopio espacial Kepler hay un planeta muy especial que hoy ha sido dado a conocer.

Kepler 186-f es el nombre del exoplaneta que pasará a la historia de la astronomía como el primer planeta de radio similar al terrestre que orbita a la distancia justa de su estrella como para poder albergar agua líquida en su superficie, es decir, está justo en la zona de habitabilidad.

20140418-051927.jpg

Hasta ahora todos los planetas descubiertos en la zona de habitabilidad de sus estrellas eran hasta un 40% más grandes que nuestro planeta. Kepler 186-f apenas tiene 1.1 veces el tamaño de la Tierra.

Intuíamos que las “tierras”, orbitando estrellas justo a la distancia donde la vida tiene más fácil aparecer, existían. Pero la intuición en ciencia no tiene ninguna validez, ahora lo sabemos. Vivimos una época en que los telediarios mezclan noticias que nos denigran como especie, con otras como esta… hemos sido capaces de demostrar que los planetas como la Tierra existen y que además pueden ser muy comunes en el Universo…

20140418-053045.jpg

Kepler 186-f orbita una estrella con la mitad de masa que nuestro Sol, a unos 500 años-luz de nuestro planeta. Su sol es una enana roja, un tipo de estrella al que pertenencen el 70% de los astros de la Vía Láctea, y además del exoplaneta descubierto existen cuatro planetas más en el sistema.

El método del tránsito que usa Kepler nos deja pocos datos del planeta. Sabemos que orbita su estrella una vez cada 130 días, y que recibe solo un tercio de la energía que nosotros recibimos del Sol. Que esté situado en la zona habitable de su estrella no significa que esté habitado. No conocemos su masa, no sabemos la temperatura de su superficie y tampoco si está rodeado de una atmósfera que permita que las condiciones del planeta sean más agradables para la vida.

Futuros telescopios serán capaces de decirnos más cosas sobre Kepler 186-f, podremos analizar la composición de su atmósfera (si la tiene), saber su masa, averiguar si es un planeta rocoso (todo apunta que si) y, con un poco de suerte, buscar alguna huella de las que deja la vida cuando transforma un planeta.

Ya tenemos nuestra primera “exotierra” en zona de habitabilidad dentro de nuestros catálogos astronómicos, no sabemos mucho sobre ella, pero sabemos que existe. Encontrar más solo es cuestión de tiempo…

Actualización: mapa donde se encuentran los exoplanetas descubiertos hasta la fecha (click para ampliar).

20140418-075721.jpg

Fuente: nasa news