La búsqueda de seres vivos fuera de nuestro planeta con una sola definición de vida.

exo1

La explosión “cámbrica” de descubrimientos acerca de nuevos planetas más allá de los confines de nuestro sistema solar nos lleva, irremediablemente, a poner sobre la mesa, de nuevo, la eterna pregunta sobre si existe o no vida fuera de la Tierra.

No es culpa nuestra, no es sensacionalismo, estamos viendo que nuestra galaxia a la mínima oportunidad que tiene crea un sistema planetario alrededor de cualquier tipo de estrella, en cualquier tipo de condiciones y, por lo que estamos comprobando, con la mayor celeridad posible.

Le da igual que sea una pequeña y poco brillante enana roja, como si se trata de un sistema triple o un cúmulo estelar, el tiempo y la evolución se encargarán de ajustar órbitas, masas y tamaños… el hecho es que donde miremos, si sabemos mirar adecuadamente, es fácil que encontremos un mundo girando alrededor de un astro (incluso los hemos encontrado vagando solos por el cosmos).

Nuestra referencia sobre lo que significa el concepto de vida está totalmente influenciado por el único ejemplo que conocemos, el nuestro. Una vida que ha evolucionado en un planeta tipo terrestre, cubierto en su mayor parte por masas de agua salina, protegido por una atmósfera con una proporción de gases muy determinada, orbitando a una enana amarilla. La vida que conocemos está profundamente ligada a la química del planeta en la que ha surgido, como debe ser.

Miramos a nuestro alrededor y solo vemos distintos moldes sacados de un mismo patrón, la teoría de un ancestro común a toda la vida terrestre actual, LUCA, nos impide que encontremos ningún otro concepto de vida. Los blogs y páginas de ciencia de todo el mundo reventarían si encontrásemos un organismo en nuestro planeta con 8 o 9 nucleótidos diferentes, si un biólogo mostrase un animal que se basara en la química del silicio o a una bacteria con una pared celular basada en el hierro. No habría servidores en internet capaces de aguantar los ríos de caracteres que se iban a verter. Y lo sabéis.

El problema viene cuando lo que pretendemos es buscar vida fuera de nuestro planeta, ¿qué es lo que exactamente buscamos?. Solo tenemos una definición de vida centrada en una única experiencia, no sabemos nada acerca de como puede haber evolucionado la vida en un entorno totalmente diferente al nuestro, no sabemos las respuestas que puede haber dado la evolución a los millones de problemas que se le pueden haber puesto en su camino, no sabemos nada, no tenemos una definición de vida real.

Habitable_Zone

A la hora de seleccionar que exoplanetas pueden ser más favorables para poder ser candidatos a soportar organismos vivos, nos guiamos por el concepto de “zona habitable”, aquella región alrededor de una estrella donde el planeta puede, potencialmente, tener agua líquida en su superficie. También nos emocionamos si además encontramos un planeta con tamaño similar al terrestre dándose una vuelta por esa zona habitable, y pegaremos saltos de alegría cuando a ese planeta de tamaño parecido a la tierra que está a una distancia de su sol adecuada para la existencia de agua líquida en superficie le encontremos una pequeña luna o una atmósfera con trazas de sustancias orgánicas. Y nada más.

No sabemos lo que buscamos, ni hacia donde tenemos que mirar. Nuestra tecnología avanza más rápido que nuestras teorías acerca de lo que podemos encontrar fuera de la Tierra. Pronto tendremos al telescopio espacial James Webb enviando datos asombrosos sobre planetas extrasolares, otros telescopios terrestres se están construyendo con los mismos fines para la tercera década de nuestro siglo. Tenemos que tener muy claro que ni orbitamos alrededor de la estrella más común de nuestra galaxia, ni nuestro planeta es del tipo más frecuente. Ni siquiera nuestro sistema solar parece ser muy común por ahí fuera. Debemos tener claro lo únicos que somos y que con casi toda seguridad lo que encontremos fuera de nuestra atmósfera no tenga nada que ver a lo que estamos acostumbrados. La definición de vida tendrá que ser reescrita una y otra vez. Cada planeta con diferente química, diferente distancia a su sol, radiación recibida, grosor y presión atmosférica, tiempo de formación, impactos recibidos por otros cuerpos,… nos dará una nueva definición de lo que la vida es. Y estaremos encantados de haberla descifrado.

Si te ha gustado el post puedes ayudar a difundirlo votándolo aquí

Anuncios

10 comentarios el “La búsqueda de seres vivos fuera de nuestro planeta con una sola definición de vida.

  1. Si que tenemos una buena definición de vida: “método del que se valen algunas moléculas para protegerse, mantenerse en el tiempo y duplicarse”

    Lo cual es tan amplio que no nos da ninguna idea sobre las condiciones necesarias para que se de la vida, pero ayudará cuando encontremos otra muestra.

    Me gusta

  2. Buen artículo. En la tierra, aunque no tan drástico como la bacteria de hierro, existen formas de vida basadas en otras fuentes de energia, que no sea la solar, y de las cuales conocemos muy poco. Me refiero a las bacterias basadas en azufre de las fosas oceanicas, siendo un claro ejemplo de como el ambiente determina la evolución, y aun más impprtante, la vida siempre se abre camino.

    Un Saludo.

    Me gusta

  3. Muy interesante. Precisamente estos días estaba pensando que si un “alien” viniera a visitarnos y primero mirara nuestras células, no podría distinguir unas especies de otras, a lo sumo distinguiría entre reinos. Me imaginé que sería como para nosotros mirar una colonia de pingüinos, a la primera parecen todos iguales. Recuerdo mis clases de biología en el instituto cuando nos plantearon la vida de silicio como una posible variante a la vida del carbono y paseando por la red encontramos muchas sugerencias sobre posibles sustitutos del agua y del carbono. Y es que está claro que le primer obstáculo para encontrar vida es la pobre definición que tenemos de la misma. ¡Si ni siquiera podemos definir un consenso claro sobre qué un virus y eso que “juega con nuestras mismas cartas”!

    Me gusta

  4. Fernando, no son moléculas. Es una propiedad emergente. Si tú juntas las moléculas, no tienes vida con eso. Tienes que hacerlo de determinada manera, y con una secuencia cronológica precisa. En realidad, estás definiendo un avión como la forma que tiene el metal de mantenerse en el aire, y si bien es cierto que la definición no es falsa, no es verdadera (por incompleta). El avión podría estar hecho de cualquier cosa. Y esto se relaciona con que la vida en la propia Tierra es sólo una de las muchas posibilidades que hubo en el pasado, cada vez que el ecosistema tuvo una bifurcación de posibilidades, el azar marcó una. Si no fuera por tanto accidente, hoy en día los seres vivos que pueblan este planeta podrían ser completamente diferentes, ya no por sus planes corporales, sino incluso por su metabolismo. Dicho sea de paso, si al final resulta haber vida en Saturno o en Europa, lo de la zona habitable francamente hay que tirarlo a la basura. De hecho, si ponemos a Venus mucho más lejos del Sol tal y como está, sería un planeta perfecto y cojonudo para sistemas metabólicos como los que conocemos. Y dicho sea de paso también, nuestro sistema solar debe ser corrientísimo, y nuestro propio planeta, simplemente nuestros métodos de detección de exoplanetas están (aún) sesgados, y sólo podemos ver casos muy extremos de toda la teórica detective. El propio hecho de que veamos casos extremos, me da que sugiere que los “normales” son **todavía** más abundantes y frecuentes.

    Me gusta

  5. Pingback: La búsqueda de seres vivos fuera de nuestro planeta con una sola definición de vida. | FUNDACIÓN FEFSA

  6. Incluso se podría decir que muy pocos autores de ciencia ficción (quienes no tienen que explicar quimicamente sus delirios) han podido escapar de darle a toda especie extraterreste con vida un aspecto similar a insectos, reptiles o humanoides. Y hasta me atrevo a decir que unicamente Solaris llega a representar una forma de vida totalmente diferente a la que conocemos.

    Me gusta

  7. Es lo que siempre pienso cuando en un documental se dice lo típico de: “el agua indispensable para la vida”, no disculpa, indispensable para la vida que nosotros conocemos , no puede haber basada en otro elemento, es muy cerrado pensar eso, para mi entender.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s