Galería

El macromundo de Carl Sagan

Una colaboración paterna…

Todo sigue igual

Cuando pasa el invierno en mi pequeño país y empieza a florecer la primavera, los campos se ponen insultantes de colorido y aparecen flores por doquier, si hermoso es el campo no menos bella es nuestra pequeña montaña, que divide a los dos climas que perduran en él, cálido y húmedo de la costa y frio y seco del interior.

A mí en mi juventud, me encantaba hacer excursiones al valle perdido o a la cresta del gallo y hace unas fechas tomé la decisión de subir en una noche estrellada a oír un rato de Serrat y Sabina y sobre todo a vibrar oyendo las Reflexiones de Carl Sagan, que, en el silencio de la noche, sonaban lentas y aterciopeladas.

“Desde éste lejano punto de vista, la Tierra puede no parecer muy interesante. Pero para nosotros es diferente. Considera de nuevo ese punto. Eso es aquí. Eso es nuestra…

Ver la entrada original 882 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s