A lomos de un transbordador 

Hubo un tiempo en que los hombres viajábamos a la órbita baja de nuestro planeta en una de las más bellas naves que ha surcado nuestros cielos. 

Cada despegue de un transbordador era uno de los espectáculos más hermosos que podían contemplar nuestros ávidos ojos de aventura. Una nave que despegaba como un cohete y tras varios días orbitando nuestro planeta (o con destinos como la estación espacial o la MIR) volvía aterrizando como un avión. 

El vídeo que encabeza el post es una reliquia digna de ser vista desde el principio hasta el final. Una cámara colocada en uno de los dos cohetes reutilizables que el shuttle usaba para llegar a su objetivo. Una nueva mezcla liberada por la NASA que va desde el despegue hasta que el cohete vuelve al océano. 

Pronto puede que un Falcon Heavy o el SLS de la NASA vuelva a poner humanos fuera de nuestra atmósfera, pero estos vuelos eran demasiado hermosos,…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s