Tenemos trabajo. Encélado puede tener zonas de habitabilidad en su polo sur. 

El polo sur de Encelado fotografiado por la sonda Cassini. Enormes jets de agua y sustancias orgánicas salen despedidos al espacio exterior desde el océano subterráneo del satélite. (NASA/Cassini/JPL)

Después del anuncio de esta tarde de la agencia espacial norteamericana tenemos dos opciones… una es la de siempre, seguir mirando hacia otro lado, ignorar que la sonda Cassini en su último sobrevuelo al polo sur de Encélado ha encontrado un aumento significativo de la cantidad de hidrógeno presente en los jets que emanan del polo sur de la helada luna de Saturno, ignorar que esas inmensas columnas de agua y sustancias orgánicas provienen del océano subterráneo existente en Encélado y que son fiel reflejo de lo que está pasando debajo de la gruesa capa de hielo del satélite. Podemos ignorar que ese aumento de hidrógeno significa que no se está generando una cantidad constante del mismo, podemos ignorar que hay un desequilibrio en el binomio formación-destrucción de esa molécula, podemos imaginar que ese desequilibrio proviene de supuestas corrientes hidrotermales presentes en un océano alienígena de agua líquida protegido de la fuerte radiación de Saturno por una gruesa capa de hielo, un proceso indicativo de la existencia de probables zonas de habitabilidad en el océano de Encélado,… podemos ignorar un dato que llevamos buscando décadas… metano, agua, dióxido de carbono, hidrógeno, fuentes hidrotermales de calor, un océano de agua líquida,… todo lo que la vida necesita para aparecer,… el paraíso de cualquier astrobiólogo,…

Estructura interna de Encelado con una gruesa capa de hielo y un océano subterráneo en el polo sur del que emanan chorros de agua y sustancias orgánicas.

En la primera frase mencioné que teníamos dos opciones, en la misma que estamos nombrando también se incluye en seguir haciendo bonitos bocetos de mundos habitables situados a 40 años luz de nosotros o seguir incrementando la lista de exoplanetas potencialmente habitables hasta que su número tenga que ser escrito de forma exponencial… aunque hay una segunda opción…

Esquema de las probables corrientes hidrotermales presentes en Encélado (Nasa/Cassini/jpl)


En el patio trasero de nuestro sistema solar tenemos un satélite que está, literalmente, arrojando al espacio exterior pruebas de lo que está pasando en su océano subterráneo. No tenemos que organizar una compleja misión para posarnos en su superficie, no tenemos que perforar una gruesa capa de hielo para llegar al sitio donde se están produciendo fascinantes procesos hidrotermales (de origen biológico o no)… sólo tenemos que colocar una sonda en órbita, desplegar unos cuantos instrumentos y zambullirnos hasta la saciedad en los enormes jets que la sonda Cassini nos ha señalado. 

Tenemos el santo grial de la astrobiología al alcance de nuestros dedos, un sistema en desequilibrio, una masa de agua líquida con fuentes de calor en su interior que está generando un exceso de moléculas de hidrógeno, unas moléculas de hidrógeno que forman parte de elementos orgánicos como el metano, una metanogenésis cuyo origen puede ser biológico o no,… algo que si hubiéramos descubierto en Marte estaría la portada de las noticias de medio mundo, algo que llevábamos esperando mucho tiempo… 

Una especie en decadencia y enferma mirará hacia otro lado, seguirá autoaniquilándose a fuego lento, con sus odios, con sus prejuicios alimentados bajo la llama de la religión y el fascismo… pero una especie de exploradores no se comportará así, no debería seguir ese patrón, al menos si quiere sobrevivir…

Algunos de los microorganismos presentes en nuestro planeta capaces de sintentizar metano

En nuestro planeta hay numerosos microorganismos capaces de producir metano a partir del dióxido de carbono y el hidrógeno (CO2+4H2 –> CH4+2H20), aunque también puede producirse debido a reacciones químicas que no tienen nada que ver con la vida

Antes de que termine este mes la sonda Cassini arderá en las capas superiores de la atmósfera de Saturno, nuestros ojos y oídos se apagarán junto con la desaparición de la nave. Tal como está planteada la exploración planetaria del sistema solar exterior van a pasar décadas antes de volver al reino del planeta anillado, un lujo que no nos podemos permitir, y menos ahora que tenemos una localización donde podría existir vida. 

Si todo transcurre según las líneas marcadas para los próximos años vamos a saber más de la atmósfera de algún exoplaneta que orbita el sistema TRAPPIST que de un aumento no explicado de hidrógeno en el polo sur de Encélado. Científicamente hablando es una aberración, un crimen contra nuestras profundas ansias de entender el cosmos que nos rodea, de saber de dónde venimos, de entender y estudiar una posible segunda génesis de vida en nuestro sistema solar…

De fondo veo en la pantalla del televisor una flota de portaaviones que se dirigen hacia Corea y otra que se prepara para volver a arrasar Siria, también cuentan algo de extremistas que se lanzan contra multitudes en nombre de un dios,… todavía no consigo entender muchas cosas…

Actualización: los jets del polo sur de Encélado fotografiados por la Cassini durante una aproximación en 2012. 

La conferencia de esta tarde…

Fuente: Nasa news

Una nube de hidrógeno en trayectoria de colisión con la Vía Láctea formará 2 millones de nuevos soles

 

100 millones de años de trayectoria de la Nube Smith (Nasa/Esa)

 
Una masiva nube de hidrógeno gaseoso se dirige hacia nuestra Vía Láctea a una velocidad de un millón de kilómetros por hora, como así afirma un nuevo artículo aparecido en la Astrophysical Journal Letters. 

La Nube Smith, como así se conoce, fue descubierta en la década de los 60 pero las nuevas observaciones del telescopio espacial Hubble han logrado filiar su composición y trayectoria. Su origen está localizado en la periferia de nuestra propia galaxia, de la que fue expulsada hace unos 70 millones de años. La fuerza gravitatoria ha propiciado que su trayectoria sea como la de un boomerang, por lo que se espera que en unos 30 millones de años colisione contra el disco estelar de la Vía Láctea. 

El Hubble usó su espectrógrafo para determinar la composición de la nube. Para ello usó tres objetos de cielo profundo (Nasa\Esa)

El espectrógrafo del Hubble ha determinado la cantidad de elementos pesados presentes en la nube, así como la cantidad de hidrógeno que la conforma. El azufre encontrado, en similar concentración que el presente en los brazos externos de nuestra galaxia, nos asegura que ha estado expuesta a material estelar de esa zona. La cantidad de hidrógeno hallado puede ser capaz de generar hasta dos millones de nuevas estrellas cuando colisione con el disco galáctico. 

Este gas reciclado parece ser un importante mecanismo de regeneración estelar dentro de las galaxias. Hay muchas más nubes parecidas en las afueras de nuestro vecindario galáctico, pero a diferencia de la “Smith Cloud” se desconoce su origen. 

En 30 millones de años habrá un gran espectáculo de fuegos artificiales para los que habiten en los extrarradios de nuestra galaxia…

– Fuentes: