Hace ya 20 años 


El 20 de diciembre de 1996 perdimos a Carl Sagan. Hace ya 20 años nos dejó la persona por la que muchos de nosotros hemos dedicado nuestra vida a la ciencia. 

No podéis imaginar lo que supuso a un chaval de 8 años que, de repente, alguien le hablara sobre el cosmos, sobre nuestros tímidos intentos para intentar comprender las enormes maravillas que escondía el inmenso “océano cósmico “ que nos rodeaba… alguien susurrando a tu mente que estás hecho de elementos químicos que provienen de la explosión de antiguas y lejanas estrellas, alguien que despertó en mi mente un sentimiento que nunca ha vuelto a desaparecer y que me persigue allá donde voy, despertó mi curiosidad. 

Muchas de las personas, que hace más de 30 años se sentaron delante de la televisión para ver Cosmos, nos han permitido admirar las enormes planicies heladas de Plutón, disfrutar con los majestuosos mares repletos de sustancias orgánicas del hemisferio norte de Titán o con los asombrosos estratos presentes en las faldas del Aeolis Mons. 

Puedo intuir qué hubiera dicho sobre los miles de planetas extrasolares que han sido descubiertos en los últimos años, puedo sospechar la palabra que hubiera rondado su mente una y otra vez al darse cuenta que el universo está plagado de mundos de todos los tipos y clases, creo que habría esbozado una sonrisa, creo que habría susurrado la palabra VIDA…

El mundo en que vivimos es demasiado diferente al de hace 20 años. La sinrazón y el fanatismo están destruyendo nuestros anhelos como especie. La desidia y el conformismo están sepultando la curiosidad que nos ha permitido rozar con los dedos el cosmos de donde provenimos. 

Nos aniquilamos, absurdamente, en nombre de unas creencias nacidas y alimentadas al amparo de nuestro irracional miedo a lo desconocido. Hemos dejado de mirar hacia el firmamento, hemos dejado nuestras naves en bonitos museos, hemos dejado de ser nómadas…

Hasta la fecha nadie ha reemplazado la figura de Sagan, se han acercado pero ninguno ha conseguido acercar la ciencia de la manera en la que él lo hizo. Mirad las portadas de los periódicos de hoy, echad un vistazo a las tendencias de las redes sociales… necesitamos volver a ser curiosos, necesitamos que nuestros hijos alzen la vista, necesitamos urgentemente volver a ser nómadas…