Graban desde París a la cápsula Dragon de Space X media hora después del lanzamiento

El vídeo que ayer grabó Theirry Legault desde la capital francesa es de un mérito increíble. Este astrofotógrafo ya era famoso por sus capturas de la Estación Espacial Internacional (ISS) o el transbordador, pero ayer grabó una increíble secuencia de la cápsula Dragon en órbita hacia la Estación Espacial Internacional, casi media hora después de su lanzamiento desde Cabo Cañaveral en Florida, Estados Unidos.

En el vídeo se puede ver con total nítidez (ampliando se observa mucho mejor) el cuerpo de la cápsula de 7,2 metros de largo y 3,7 metros de ancho, con los paneles solares extendidos, ¡a una distancia de 370 kilómetros!, todo esto siguiendo el fugaz recorrido.

20140419-093950.jpg

La cápsula Dragon ya va camino de la ISS después del exitoso lanzamiento de ayer, con una valiosa carga de casi 2.400 kg entre los que se encuentran un nuevo traje espacial y las piernas del robot Robonaut 2, además de numerosos experimentos científicos y provisiones para la tripulación.

Aquí dejo el vídeo del lanzamiento:

Fuente: bad astronomy

Curiosity fotografiado desde la órbita marciana

20140418-162126.jpg

La sonda Mars Reconnaissance Orbiter (MRO), actualmente en la órbita del planeta rojo, ha conseguido fotografiar al rover Curiosity en pleno viaje hacia las laderas del Monte Aeolis.

El vehículo aparece como un brillante punto azul en el cuadrante inferior izquierdo de la imagen (click para ampliar), cerca de una pequeña elevación llamada “Mount Remarkable”. La siguiente imagen es una ampliación de la que abre el post, donde se ve con claridad nuestro explorador.

20140418-162942.jpg

En la imagen general también se observan las huellas que han ido dejando las seis ruedas del rover desde que aterrizó en el cráter Gale.

Para hacernos una idea global de la instantánea, esto era lo que el Curiosity estaba viendo en el mismo momento en el que se tomó.

20140418-163315.jpg

Aprovechemos estos años en los que tenemos el lujo de tener orbitadores y robots en la superficie marciana que permiten estas instantáneas. Los recortes en presupuesto harán que pase mucho tiempo en volver a disfrutar de cosas así.

Descubierto un planeta del tamaño de la Tierra en la zona habitable de su estrella

20140418-044736.jpg

Entre los datos que quedan por analizar de los obtenidos por el telescopio espacial Kepler hay un planeta muy especial que hoy ha sido dado a conocer.

Kepler 186-f es el nombre del exoplaneta que pasará a la historia de la astronomía como el primer planeta de radio similar al terrestre que orbita a la distancia justa de su estrella como para poder albergar agua líquida en su superficie, es decir, está justo en la zona de habitabilidad.

20140418-051927.jpg

Hasta ahora todos los planetas descubiertos en la zona de habitabilidad de sus estrellas eran hasta un 40% más grandes que nuestro planeta. Kepler 186-f apenas tiene 1.1 veces el tamaño de la Tierra.

Intuíamos que las “tierras”, orbitando estrellas justo a la distancia donde la vida tiene más fácil aparecer, existían. Pero la intuición en ciencia no tiene ninguna validez, ahora lo sabemos. Vivimos una época en que los telediarios mezclan noticias que nos denigran como especie, con otras como esta… hemos sido capaces de demostrar que los planetas como la Tierra existen y que además pueden ser muy comunes en el Universo…

20140418-053045.jpg

Kepler 186-f orbita una estrella con la mitad de masa que nuestro Sol, a unos 500 años-luz de nuestro planeta. Su sol es una enana roja, un tipo de estrella al que pertenencen el 70% de los astros de la Vía Láctea, y además del exoplaneta descubierto existen cuatro planetas más en el sistema.

El método del tránsito que usa Kepler nos deja pocos datos del planeta. Sabemos que orbita su estrella una vez cada 130 días, y que recibe solo un tercio de la energía que nosotros recibimos del Sol. Que esté situado en la zona habitable de su estrella no significa que esté habitado. No conocemos su masa, no sabemos la temperatura de su superficie y tampoco si está rodeado de una atmósfera que permita que las condiciones del planeta sean más agradables para la vida.

Futuros telescopios serán capaces de decirnos más cosas sobre Kepler 186-f, podremos analizar la composición de su atmósfera (si la tiene), saber su masa, averiguar si es un planeta rocoso (todo apunta que si) y, con un poco de suerte, buscar alguna huella de las que deja la vida cuando transforma un planeta.

Ya tenemos nuestra primera “exotierra” en zona de habitabilidad dentro de nuestros catálogos astronómicos, no sabemos mucho sobre ella, pero sabemos que existe. Encontrar más solo es cuestión de tiempo…

-Actualización: mapa donde se encuentran los exoplanetas descubiertos hasta la fecha (click para ampliar).

20140418-075721.jpg

Fuente: nasa news

La sonda Cassini puede haber asistido al nacimiento de una nueva luna de Saturno

20140415-030257.jpg

En las imágenes captadas por las cámaras de la sonda Cassini del 15 de Abril de 2013 hay algo que no habíamos visto nunca con anterioridad.

Un pequeño objeto de hielo está tomando forma en el anillo A de Saturno, quizás el esbozo de una nueva luna del gigante gaseoso cuya observación puede dar muchas pistas de cómo se formaron el resto de las lunas ya conocidas.

La estructura observada es representa un arco un 20% más brillante que los anillos que le rodean, de unos 1200 kilómetros de longitud y 10 de ancho. Lo más seguro es que no crezca mucho más, incluso puede llegar a desmoronarse, pero su proceso de formación puede ayudarnos a entender como se fornaron otras lunas de Saturno, incluyendo Tián o Encelado.

El objeto que puede haberse formado dentro del arco es demasiado pequeño como para poder visualizarlo, puede que no tenga más de un kilómetro de diámetro, algo dificil de precisar teniendo en cuenta la distancia a la que se han tomado las imágenes. Aun así ya ha sido bautizado como Peggy.

Las lunas de Saturno son más grandes en diámetro a medida que están situadas más lejos de su planeta, muchas de ellas están compuestas por hielo, el mismo material del que están hechos los anillos.

Una de las teorías surgidas a raíz de estas observaciones sostiene que Saturno tuvo en un pasado un sistema de anillos mucho más masivo que el actual, capaz de crear lunas más grandes que en la actualidad. Esas lunas más antiguas migraron hacia las zonas externas del pequeño sistema solar que forma Saturno en la actualidad.

Quizás Peggy sea visible en 2016, año en el que la órbita de la Cassini permitirá un mejor estudio del anillo A. Puede que para esas fechas su diámetro haya aumentado de tamaño, o simplemente las descomunales fuerzas gravitatorias que lo rodean lo reduzca a pequeños escombros.

Fuente: nasa web

Encontrada una candidata a exoluna orbitando un planeta errante

20140410-213601.jpg

Investigadores de la NASA han localizado las que podrían ser primeras señales de una exoluna, un satélite orbitando a un planeta fuera de nuestro Sistema Solar.

El descubrimiento fue realizado usando una red de telescopios localizada entre Nueva Zelanda y Tasmania. El método usado ha sido el de microlentes gravitacionales que aprovecha el alineamiento entre estrellas. Cuando una estrella pasa entre nosotros y un astro más distante, la estrella más cercana puede actuar como una lente amplificadora de la luz que nos llega del astro en segundo plano. Estos eventos pueden durar aproximadamente un mes, lo que convierte la observación en única e imposible de reproducir una vez que ya no existe la lente gravitacional.

Si la estrella observada en primer plano (o lente) tiene un planeta orbitando alrededor suya, actuará como una segunda lente que acentuará o disminuirá la luz del astro en segundo plano incluso más. Con estos datos relativos al brillo podemos averiguar la masa de la estrella en primer plano en relación al planeta que la orbita.

Ahora bien, imaginemos que no es una estrella lo que se interpone entre nosotros y otro astro, en algunos casos (como el que nos ocupa) es un planeta huérfano o un mundo sin estrella el que actúa como lente. En este caso lo que medimos sería la masa relativa del planeta con respecto a algo que lo orbita, su luna.

En el estudio presentado el ratio del planeta con respecto a su pequeño acompañante fue de 2.000 a 1. Esto deja varias interrogantes en el aire. La pareja podría ser un planeta más masivo que Júpiter acompañado de una luna con menos masa que la Tierra, o una pequeña y débil estrella orbitada por un planeta 18 veces más masivo que nuestro planeta. En la actualidad no tenemos la precisión suficiente para saber en cuál de los dos escenarios nos encontramos.

“La posibilidad de que sean un planeta y su luna sería un espectacular descubrimiento de un nuevo tipo de sistema” según palabras de Wes Traub, el director científico del programa de exploración exoplanetaria de la NASA.

La respuesta a si es o no una exoluna reside en saber la distancia a la que se encuentra. Una pareja mundo-luna produciría la misma disminución de brillo que si fueran un astro y su planeta a mucha más distancia de nosotros.

En un futuro podremos conocer la distancia de los objetos que actúan como lente, para ello necesitaremos dos telescopios en órbita con el fin de poder usar la técnica de paralaje.

La técinca de microlentes gravitacionales puede ser de gran utilidad a la hora de descubrir nuevos planetas y lunas fuera de nuestro sistema solar. Aunque debido a su naturaleza solo tendremos una oportunidad.

Fuente: nasa news

Cassini fotografía dunas en Titán

20140408-222803.jpg

Cada imagen que la sonda Cassini nos manda de la luna Titán es más sorprendente que la anterior.

El radar que lleva a bordo traspasa sin dificultad la densa atmósfera que rodea uno de los mundos más asombrosos que jamás hemos explorado.

Esta vez no tenemos ninguna imagen de los grandes lagos del hemisferio norte, ni las sinuosas curvas de ríos de metano. La sonda nos manda instantáneas de líneas oscuras talladas sobre dunas muy parecidas a las que podemos observar en nuestro propio planeta.

La principal diferencia radica en que, mientras en la Tierra las dunas están formadas por silicatos, la arena que forma estas dunas alienígenas se compone de partículas de materia orgánica.

Estas partículas son arrastradas por vientos no muy fuertes (apenas un metro por segundo) aunque si en diferentes direcciones, lo que provoca que vayan acumulándose con ciertos patrones.

Cada sobrevuelo de la Cassini muestra un mundo con demasiadas similitudes al nuestro.

No me cansaré de decirlo, el día que nos decidamos a explorar esta pequeña luna de Saturno con la seriedad que se merece nuestra perspectiva del cosmos cambiará. Lo fascinante de este mundo no reside en lo que ya conocemos, lo realmente increíble está en lo que no sabemos.

- Dunas en Titán comparadas con las dunas terrestres

20140408-233933.jpg

Fuente: esa

Arcoiris en Titán, una luna de Saturno

20140331-122204.jpg

La imagen que abre el post recrea como se vería desde la superficie de Titán lo que en la Tierra conocemos como arcoiris.

Uno de los fenómenos mas hermosos que podemos contemplar en nuestro planeta visto en un mundo alejado a millones de kilómetros.

Titán es un mundo sencillamente maravilloso. Puedo cerrar los ojos e imaginar las densas nubes de metano y etano que abrazan el satélite, largos ríos que serpentean por las colinas montañas de las tierras del norte, incluso desembocando en océanos y mares gigantescos, algo que no ocurre en ningún otro mundo del Sistema Solar. Enormes caudales de metano y etano líquido modelando todo el planeta… no quiero abrir los ojos…

A todo esto, a veces, se le suman hermosos arcoiris. La atmósfera de Titán es húmeda (por el metano, no por agua), nadie sabe con exactitud la frecuencia de las lluvias, pero cuando lo hace es en cantidades condiderables, esto lo sabemos porque el vapor en la atmósfera supera en varias magnitudes al de la Tierra.

Los ingredientes que necesitas para crear un arcoiris son la luz del sol y lluvia y Titán tiene ambas.

En la Tierra los arcoiris se forman cuando la luz del sol rebotan en las gotas de agua, cada una de ellas actúa como un prisma, creando el abanico de colores al que estamos tan acostumbrados.

En Titán la luz del sol choca contra las gotas de metano líquido, el índice de refracción del metano es mayor que el del agua. En esto nos supera la pequeña luna de Saturno, sus arcoiris son más bonitos que los nuestros, con solo una pega, son menos frecuentes al ser la atmósfera más densa y recibir menos luz del sol, eso en el espectro visible, en el espectro infrarrojo su frecuencia aumenta.

Puede que pequeñas formas de vida hayan adaptado su visión al infrarrojo, en ese tipo de atmósfera sería más útil… y más hermoso.

- Podéis votar la entrada en meneame en este enlace

Pd: como bien dice Alvaro en los comentarios, no se porque no estamos ya allí, al menos una sonda, no lo se.

Espectacular paseo 3D por dos nebulosas bien conocidas

Dos nuevos vídeos del Hubble nos llevan a un espectacular tour por dos de las nebulosas más famosas de nuestro cielo observable, la nebulosa Sharpless 2-106 o más popularmente conocida como “ángel de nieve cósmico” y la nebulosa “cabeza de caballo”.

A estas imágenes del telescopio espacial Hubble se le suman datos del telescopio Subaru y del Infrared Survey Telescope for Astronomy o VISTA.

Aquí el vídeo de la nebulosa “cabeza de caballo”.

- Vïdeo estéreo 3D de la nebulosa Sharpless 2-106, donde podemos observar las “alas” de la nebulosa que son burbujas de gas caliente creadas por vientos estelares y radiación de alta energía proveniente de una masiva y recién nacida estrella situada en el centro.

Es una delicia adentrarse en estas dos estructuras donde nacen las estrellas.

Podría haber cientos de planetas sin descubrir en nuestro Sistema Solar

20140327-213231.jpg

El reciente descubrimiento de 2012 VP113, de solo 450 kilómetros de diámetro, ha disparado todas las alarmas entre la comunidad atronómica internacional.

Su simple existencia cambia, de nuevo, nuestra visión de nuestro propio Sistema Solar. Tiene que haber cientos de objetos similares en la parte exterior de nuestro sistema, incluso empieza a tomar fuerza la probable existencia de un planeta de hasta 10 veces el diámetro de nuestro planeta, algo que podría explicar las órbitas tan excéntricas de los cuerpos que vamos descubriendo más allá de Plutón.

En una era donde los anuncios de nuevos exoplanetas orbitando otras estrellas son diarios, sería toda una sorpresa anunciar la existencia de una Supertierra en los límites exteriores de nuestro barrio.

Todos estos objetos residen en la nube de Oort, una zona situada unas 80 veces más lejos del Sol de lo que está la Tierra.

Según palabras de los descubridores del nuevo miembro de nuestro Sistema Solar esperan encontrar unos 5.000 objetos como 2012 VP113, y de ellos unos mil tendrían más de 1.000 kilómetros de diámetro, habría objetos mucho mayores que Plutón en la nube, incluso habría objetos del tamaño de Marte o de la Tierra… esto es una revolución en la forma de entender nuestro Sistema Solar y su formación.

De hecho el equipo de Sheppard del observatorio de Las Campanas en Chile, asegura que ya tiene las mediciones de nuevos cuerpos como el que acaban de anunciar, solo falta que salgan publicados.

¿Por qué es más fácil descubrir exoplanetas a cientos de años luz que planetas en nuestro propio sistema solar?. Simplemente por el método de observación que empleamos, un exoplaneta puede ser detectado, por ejemplo, al pasar por delante de su estrella y disminuir su brillo levemente, sin embargo los planetas de la nube de Oort solo pueden descubrirse por observación directa, y eso es complicado…

Estamos a un paso de cambiar nuestra clásica visión de nuestro vecindario con 8 planetas y múltiples planetoides, a otro con nuevos planetas (planetas con todo derecho de ser denominados como tales) y miles de cuerpos.

Corren tiempos para cambiar los libros de texto… y esto solo acaba de empezar.

Descubierto el primer sistema de anillos alrededor de un asteroide

20140326-192845.jpg

Las observaciones realizadas desde el Observatorio de La Silla propiedad de la ESO, han dado como fruto algo que no era esperado.

El asteroide conocido como Chariklo está rodeado por dos densos anillos. El asteroide pasa a la historia de la exploración astronómica como el objeto de menor tamaño al que le rodea un sistema de anillos, y el quinto en todo el Sistema Solar junto con Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno

“No estábamos buscando un anillo y no creíamos que cuerpos pequeños como Chariklo los tuvieran, por lo que el descubrimiento – y la impresionante cantidad de detalles que vimos en el sistema – ¡ha sido toda una sorpresa!” afirma Felipe Braga-Ribas (Observatorio Nacional/MCTI, Río de Janeiro, Brasil) autor principal del descubrimiento.

Los anillos se descubrieron al pasar el cuerpo por delante de la estrella UCAC4 248-108672 el 3 de junio de 2013. Chariklo pertenece a un tipo de objetos conocidos como centauros (es el mayor de ellos) y orbita entre Saturno y Neptuno.

20140326-194630.jpg

En las observaciones se descubrió que el sistema de anillos está formado por dos anillos muy definidos de tan solo tres y siete kilómetros de ancho, separados por un espacio despejado de nueve kilómetros — alrededor de un objeto pequeño de 250 kilómetros de diámetro que orbita más allá de Saturno.

Su origen es incierto pero se cree que pudieron formarse tras una colisión. Tampoco se descarta que una pequeña luna orbite al asteroide.

- Recreación artística del asteroide Chariklo y su sistema de anillos:

- Esquema del tránsito obtenido al pasar el asteroide por delante de la estrella. Es lo que podemos considerar un ejemplo de cuerpo con anillos a enseñar en las escuelas, con su estrecho descenso antes y después del producido por el asteroide.

20140327-040921.jpg

Actualización: vídeo real de la ocultación de la estrella por el asteroide que ha permitido el descubrimiento de los anillo.

Fuente: ESO