Imágenes que acarician el alma

Es tarde, casi las cuatro de la mañana, acaba de marcharse otro paciente de una guardia en urgencias que ya se hace demasiado larga, los ojos demasiado cansados para fijar la mirada en un sitio concreto, el pensamiento en el último tratamiento puesto, las dosis, las alergias, no hay margen de error en estas cosas,… de repente suena una notificación en el móvil, uno de los muchos filtros que he colocado para que me avise sólo de lo que realmente me interesa, puede ser interesante,…

Bajo el brillo del teléfono, es demasiado molesto para la hora que es, ahora mismo la sala de urgencias está vacia, las noches de verano suelen ser más tranquilas, las patologías que llenan los hospitales en invierno nos dan un respiro en estos meses de altas temperaturas. Abro la notificación, miro la imagen que me muestra, sonrio y apago la pantalla, es lo que necesitaba, un soplo de aire fresco directo al ALMA. En apenas cuatro horas podré leer un poco más, pero por ahora es suficiente para mí…

La imagen de mayor resolución jamás obtenida por un telescopio de la superficie de una estrella (ALMA)

Mi admiración por ALMA (Atacama Large Milimeter/submilimeter Array) viene de lejos, algunas de las instantáneas más hermosas que he visto las ha tomado esta maravilla de instrumento. La captura pertenece a la imagen de mayor resolución jamás captada de la superficie de una estrella, es Beltegeuse, la supergigante roja fácilmente localizable en la constelación de Orión, un verdadero monstruo estelar 1.400 veces más grande que nuestro sol, un diámetro que en nuestro Sistema Solar abarcaría más allá de la órbita de Júpiter, imaginaros solo por un momento lo que eso puede significar,… 

Comparación del tamaño de Beltegeuse con respecto a nuestro Sistema Solar.

Su forma irregular es testigo de su convulsa naturaleza. Sólo tiene 8 millones de años de edad y ya está a punto de terminar sus días como supernova. La gigantesca explosión de la estrella puede haber ocurrido ya (recordemos que está a 600 años luz de nosotros) y lo que estaríamos observando es algo que ya, simplemente, no existe. De haber explotado el 28 de junio de 1417, según nuestro calendario, esta noche veríamos uno de los espectáculos más hermosos e impresionantes que el cielo nos puede ofrecer, la estrella pasaría a ser el objeto más luminoso de la bóveda celeste siendo visible hasta de día…

El interés científico de Beltegeuse es enorme, estamos estudiando los últimos momentos de vida de una supergigante roja, monitorizando los cambios de su superficie y atmósfera antes de explotar en forma de supernova. La estrella está perdiendo material al espacio, se han captado llamaradas del tamaño de nuestro sistema solar, se ha comprobado su naturaleza no esférica,… no solo ALMA, una legión de telescopios miran hacia Beltegeuse sabiendo que es una oportunidad única para estudiar uno de los fenómenos más espectaculares y hermosos que nos puede ofrecer el cosmos. 

Beltegeuse, localizada en la constelación de Orión.


La próxima vez que miréis hacia Orión fijaros en la estrella más roja y brillante de su constelación, recordar que mirar al cielo es mirar al pasado, hay una posibilidad de que lo que estéis viendo ya no exista, en su lugar, una supernova extendiendo hacia todas las direcciones del universo elementos pesados como el carbono, el oxígeno o el hierro (entre muchos otros), una supernova extendiendo hacia el cosmos los elementos químicos en los que se basa la vida tal como la conocemos,… quizás ahora entendáis mejor porque hay imágenes que pueden acariciar el alma…

Fuente: ESO web

Anuncios

Astrónomos australianos descubren la estrella más antigua conocida

20140210-084209.jpg

Un equipo de la Universidad Nacional Australiana ha descubierto la que hasta ahora se conoce como estrella más vieja del universo.

Situado en nuestra Vía Láctea a 6.000 años luz de la Tierra, el astro se formó hace unos 13.600 millones de años y va a permitir estudiar a los astrónomos la química de las primeras estrellas.

A través de mediciones realizadas con el telescopio SKyMapper situado en el observatorio de Siding Spring han logrado concretar que la estrella tiene un 60% menos de hierro que cualquier otro astro conocido (cuánto más hierro más joven es una estrella).

La progenitora de esta estrella tuvo la masa de unos 60 soles y acabó sus días como supernova.

El artículo ya ha sido publicado en Nature.

Fuente: http://bit.ly/1kuOnge

La muerte de una estrella

A veces ciertas imágenes nos provocan un aluvión de asociaciones en nuestras limitadas cortezas cerebrales. Provocan ideas y reflexiones que quizás de no verlas sólo se mantienen en nuestro subconsciente. Quizás esperando ese encuentro entre los fotones que emite y la reacción de nuestros fotorreceptores alojados en la retina. Se inicia un proceso que, por ahora, parece único en todo el universo. Por ahora.

r-sculptoris captada desde el telescopio ALMA

Esta es la captura de la muerte de una estrella. Ante nuestros ojos un los restos de un cadáver, una estrella despojándose de su envoltorio una vez que ha finalizado su ciclo vital. En concreto, vemos la fase final de una gigante roja, perdiendo gran parte de su masa a través de un denso viento estelar. Sigue leyendo